domingo 28/2/21

La euforia por una encuesta

En el PSC se disparó la euforia hace una semana cuando por primera vez una encuesta reflejó que el llamado ‘efecto Illa’ podía dar la victoria a los socialistas.

El PP también estaba obteniendo rédito a su apuesta por fichajes externos, como Lorena Roldán o Eva Parera, mientras que comunes y Ciudadanos han abrazado el retraso como agua de mayo pues salen muy mal parados en los sondeos actuales.

El ministro de Justicia ya advirtió el jueves al Govern que tuviera «cuidado» ante las dudas legales de la suspensión.

El decreto firmado ayer incluye un informe de los servicios jurídicos del Govern que asegura que hay encaje legal, y que en un contexto como el actual y para garantizar la salud y el derecho al voto se puede proceder a un aplazamiento o a una suspensión.

El PSC dijo ayer que no pone objeción al cambio de fecha, pero avisó de que no admitirá un cambio de las reglas de juego con el partido empezado. Los socialistas entienden que ya no puede haber cambios en las candidaturas ni en las coaliciones ni se pueden abrir los plazos para que las formaciones que se quedaron fuera por no conseguir los avales lo puedan volver a intentar. Los socialistas temen maniobras de última hora de los independentistas y no descartan un recurso.

«Tenemos más tiempo para ganar las elecciones», apuntaron fuentes secesionistas. Las alarmas habían saltado en el independentismo ante la posibilidad de que Illa reedite la victoria de Ciudadanos con Inés Arrimadas en 2017. No es descartable que el retraso propicie nuevos fichajes para dar lustre a las listas, como ha hecho el PP, o incluso alguna nueva coalición entre partidos.

La euforia por una encuesta