domingo. 26.06.2022

La negociación de los Presupuestos para 2023 anticipa un duro tira y afloja entre los socios de Gobierno a cuenta de las medidas para afrontar la actual crisis. No sólo se trata de lidiar con la subida de precios energéticos, sino también con el nuevo escenario geopolítico ante la incertidumbre sobre el devenir de la guerra en Ucrania. El ala socialista del Ejecutivo ya ha dejado claro que el aumento del gasto militar es imprescindible para cumplir el compromiso marcado con la Otan de alcanzar el 2% del PIB en 2030.

En concreto, y dentro de la Actualización del Programa de Estabilidad remitido en abril a Bruselas, el Gobierno ya recoge un aumento del presupuesto en Defensa de dos décimas de PIB para el próximo año. Serían en total unos 2.500 millones de euros que se sumarán a los 10.000 millones asignados al Ministerio de Defensa para este año y que, según consta en el documento, se repartirán entre remuneración de asalariados, consumos intermedios y formación bruta de capital.

La idea es que para los siguientes ejercicios se vaya incorporando un gasto adicional de una décima de PIB, tanto en 2024 como en 2025. El informe anual de 2021 de la Otan, que el 29 de junio celebra el inicio de su cumbre en Madrid, elevaba a 12.208 millones de euros el gasto militar de España el pasado año. La diferencia con la cifra aparecida en los Presupuestos es que esta sumaría otras partidas fuera del Ministerio.

Hacienda intentará un guiño fiscal para pactar un mayor gasto en Defensa
Comentarios