domingo. 05.02.2023
Seleccionaban desde su coche a las vícitimas más indefensas y las agredían sin previo aviso

Dos jóvenes daban bofetadas y golpes a peatones y lo grababan en su móvil

Los dos detenidos confiesan que asaltaban al grito de «¡Sonríe, Willy!» para divertirse
Dos jóvenes de 26 y 27 años han sido detenidos por los Mossos d'Esquadra acusados de golpear a transeúntes indefensos y desprevenidos a los que asaltaban al grito de «¡Sonríe, Willy!», mientras filmaban la agresión con sus teléfonos móviles con la única intención de divertirse. Según han informado fuentes de la policía autonómica, los detenidos son David S.Z., de 26 años, y Albert S.T., de 27, ambos españoles, domiciliados en la localidad de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y ninguno de los dos cuenta con antecedentes penales. Los dos presuntos agresores circulaban en el coche propiedad de uno de ellos por las calles de Barcelona y elegían a sus víctimas más indefensas, momento en el que detenían el automóvil y, mientras uno de ellos golpeaba al desprevenido transeúnte gratuitamente y sin que existiese provocación previa, el otro grababa las imágenes con un teléfono móvil y las guardaba. Denuncia de un ciudadano La denuncia de un ciudadano que presenció el pasado día 10 dos de estas agresiones y anotó la matrícula del coche en el que iban los dos jóvenes permitió a los agentes de la unidad de investigación de los Mossos de la comisaría de Sants-Monjuic localizar al titular del coche, cuya descripción coincidía con la que había hecho el denunciante. El testigo vio como los dos jóvenes se detuvieron sobre las 11.30 horas del pasado día 10 a la altura de un restaurante vasco situado en la calle de Sants de Barcelona, se bajaron del coche y propinaron un puñetazo a un hombre que estaba tranquilamente leyendo el diario mientras, entre risotadas, le gritaban: «¡Sonríe, Willy!». El mismo testigo vio como unos metros más allá abofetearon a un joven de 19 años que acababa de salir de un establecimiento de una cadena de bocadillos en la misma calle de Sants y que se vio sorprendido por los agresores que le soltaron un sopapo con el móvil grabando las imágenes. Gracias a la denuncia, los mossos localizaron el coche y a los dos ocupantes el mismo día, sobre las 23.51 horas en los alrededores del Camp Nou, y les requisaron tres teléfonos móviles, aunque no los detuvieron en aquel momento porque antes los investigadores quisieron revisar el contenido de los teléfonos. Cuando los agentes comprobaron que en uno de los teléfonos se encontraban efectivamente las imágenes de las dos agresiones denunciadas, detuvieron en su casa a uno de los presuntos agresores, David S.Z., mientras que el segundo, de nombre Alberto S.T., dueño del teléfono donde estaban grabadas las agresiones, se presentó voluntariamente en la comisaría. Rebaja en la acusación Ambos pasaron a disposición judicial acusados de dos delitos de lesiones y dos de vejaciones, aunque el juez rebajó la acusación a una falta de lesiones y les dejó en libertad con cargos. En una de las grabaciones del teléfono móvil que los dos jóvenes de Barcelona utilizaban para divertirse, a la que ha tenido acceso la agencia de noticias Efe, aparece un hombre de unos 50 años, calvo, con gafas, vestido con un abrigo azul y una bufanda lila y con un periódico en la mano que es asaltado supuestamente por los dos chicos mientras le gritan al unísono: «Sonríe, Willy». En la filmación requisada por los Mossos d¿Esquadra se aprecia cómo el citado transeúnte, que no denunció la agresión, se protege la cara con el diario que llevaba y luego se escucha cómo los dos agresores, ya dentro de un coche, se divierten a risotadas. Vejaciones sin motivo Según han explicado a la agencia Efe algunas fuentes de la investigación sobre el caso, los dos jóvenes detenidos se dedicaban a dar bofetadas y collejas y a insultar y vejar a los transeúntes sin ningún motivo y a filmar sus agresiones «sólo con la intención de divertirse». La consellera de Interior de la Generalitat de Cataluña, Montserrat Tura, ha manifestado su especial preocupación por los últimos actos de violencia juvenil y ha dicho que «hay que lanzar una cierta voz de alarma a la ciudadanía» y reflexionar sobre lo que es o no violencia en todos los ámbitos, empezando por el familiar.

Dos jóvenes daban bofetadas y golpes a peatones y lo grababan en su móvil