lunes 23/5/22

Hace tiempo que los sondeos anticipan al presidente andaluz, Juanma Moreno, un crecimiento sin precedentes que situaría al PP como primera fuerza de Andalucía, aunque sin mayoría absoluta, y le garantizaría cuatro años más al frente del gobierno. Sin embargo, asegura no tener prisas para convocar elecciones.

Desde la fallida moción de censura de Murcia, que abrió el camino al desmoronamiento de los gobiernos de coalición entre PP y Ciudadanos, Vox reclama el adelanto en Andalucía. A los de Abascal, que no disimulan su intención de entrar en el Ejecutivo andaluz, se sumó durante un tiempo Pablo Casado, que presionó a Moreno para que convocara con la certeza de que un resultado amplio en favor del PP en un territorio tradicionalmente socialista como Andalucía aceleraría el desgaste de Pedro Sánchez y allanaría su camino a la La Moncloa.

Sin embargo, el presidente andaluz se resistió a las presiones entonces y lo sigue haciendo ahora tras el adelanto en Castilla y León. Tiene para ello razones de peso.

Ganar tiempo

Moreno llegó a la Junta después de haber cosechado en las urnas el peor resultado para el PP de la historia y gracias a que junto a Ciudadanos y Vox sumó más parlamentarios que los del bloque de izquierda. En los últimos meses, y conforme crecía el reclamo de adelanto del partido de Abascal, ese apoyo menguó hasta desaparecer. El último proyecto de presupuestos fue rechazado en el Parlamento al sumar Vox sus votos a los de la izquierda.

Moreno asegura que agotará la legislatura y sitúa en junio o en octubre la cita electoral, y no se cansa de repetir que Andalucía es una comunidad sociológicamente de centroizquierda y que el suyo es un proyecto centrista, pragmático y moderado. Entiende que si consigue sacar adelante su agenda reformista pactando a veces con Vox y otras con el PSOE (e incluso con Podemos) podrá consolidar ese discurso centrado. Para conseguirlo necesita tiempo. Su objetivo es obtener, solo o con un residual apoyo de Cs, más escaños que la suma de la izquierda y evitar así tener que meter a Vox en su Gobierno.

El presidente andaluz apuesta por agotar la legislatura con Cs
Comentarios