viernes 21/1/22

La familia Pujol Ferrusola se sentará en el banquillo de la Audiencia Nacional acusados de formar parte de una organización criminal. El juez Santiago Pedraz dictó ayer el auto de apertura de juicio oral de la causa que ha investigado el presunto origen ilícito de su patrimonio. El instructor, avalado por la Sala de lo Penal y la Fiscalía Anticorrupción, considera que hay indicios suficientes para que Jordi Pujol, expresidente catalán entre 1980 y 2003, y sus siete hijos sean juzgados por las supuestas actividades corruptas aprovechando la posición del otrora ‘molt honorable’.

Una pieza clave de la política nacional durante los gobiernos de Felipe González y de José María Aznar. En la resolución, el juez reclamó al primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, que deposite 7,5 millones de euros para cubrir las eventuales responsabilidades civiles derivadas de una posible condena. Como era sabido, la mujer del expresidente, Marta Ferrusola, a quien los gestores de su dinero en Andorra llamaban «madre superiora de la congregación», finalmente no será juzgada por su estado de salud.

La defensa presentó un informe médico en el que alegaba que sufría una demencia severa. En cambio, otras 11 personas, entre ellas Mercé Gironés, exmujer del primogénito, y varios empresarios adjudicatarios de obra pública sí acompañarán a la familia en la sala de vistas de la Audiencia.

A todos ellos les imputan delitos de asociación ilícita, blanqueo de capitales, falsificación de documento mercantil, delito de frustración en la ejecución y hasta siete delitos contra la Hacienda Pública.

La Fiscalía solicitó nueve años de cárcel para el expresidente, 29 para su hijo mayor, 14 para Josep y 17 para Gironés. Para los demás, Pere, Oleguer, Oriol, Mireia y Marta Pujol Ferrusola, reclamó ocho años de prisión. Sin embargo, los Servicios Jurídicos del Estado descartaron acusar a Jordi Pujol, de 91 años, por lo que se abre la puerta para que su defensa busque un acuerdo de conformidad para reducir la petición. Por su parte, la Abogacía sí reclamó 25 años de cárcel para el primogénito, 17 años y medio para su exmujer y cuatro para Josep.

«Un patrimonio desmedido»

El auto del anterior titular del Juzgado Central de Instrucción número cinco, José de la Mata, que puso fin a la investigación en julio de 2020, después de ocho años, señaló que los acusados se aprovecharon de la «posición de ascendencia en la vida política, social y económica catalana durante décadas» de Jordi Pujol, acumulando un «patrimonio desmedido que se estima en 290 millones, directamente relacionado con percepciones de actividades corruptas».

Los Pujol Ferrusola serán juzgados por enriquecerse con la corrupción
Comentarios