lunes. 15.08.2022

Conscientes de la soledad en la que se encuentran en su anteproyeco de ley de secretos oficiales, en el ala socialista del Gobierno ya da por hecho que tendrán que aceptar las enmiendas «que sean razonables» de otros grupos parlamentarios si quieren sacar el texto adelante en el Congreso. La ministra de Defensa, Margarita Robles, una de las mayores defensoras del borrador aprobado este martes en el Consejo de Ministros, se muestra favorable a desclasificar documentos relativos a los GAL y al intento de golpe de Estado del 23-F, entre otros, como piden sus socios de Unidas Podemos y otros aliados de investidura como EH Bildu, Esquerra o el PNV.

En una visita este martes a la Unidad Médica de Aeroevacuación (UMAER), en la Base Aérea de Torrejón, la ministra dejó claro que, a su juicio, «es bueno que la sociedad pueda conocer hechos de su pasado», como los sucesos relacionados con los GAL, un asunto en el que recordó que ella misma tuvo oportunidad de trabajar siendo secretaria de Estado del Ministerio del Interior en los años 90. También adelantó que la ley podrá ser reformada durante el trámite parlamentario para aunar el mayor consenso posible.

Los detalles ocultos de estos sucesos, con el actual anteproyecto en la mano, solo podrían conocerse transcurridos 50 años o, si se incluyen en el mayor nivel de confidencialidad estipulado, se podrían prorrogar otros quince años (en el caso del 23-F se conocerían los documentos clasificados en el año 2046 si se opta por esta categoría).

La ministra insistió por tanto en la necesidad sumar apoyos a esta reforma porque «responde a los principios esenciales de cualquier democracia» y sitúa a España en «los parámetros de otros países europeos». Sin embargo, no quiso entrar en el detalle sobre la posibilidad de rebajar el número de años necesarios para la desclasificación de documentos. En la misma línea, la secretaria general de Unidas Podemos y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, se mostró convencida que la ley saldrá adelante con cambios.

Robles defiende el acceso a los secretos del 23-F y los GAL
Comentarios