martes 18/5/21

El secesionismo pone en la diana a intelectuales críticos con el ‘procés’

Corren malos tiempos para el debate en Cataluña. Con el ‘procés’, se ha instalado una especie de pensamiento único y quien discrepa pasa directamente a la lista negra de mal catalán o de traidor a la patria.

Disentir del ‘procés’ convierte a algunos intelectuales en fachas, colonos o ñordos, que es como algunos independentistas llaman a sus conciudadanos, solo por no estar a favor de la separación de Cataluña del resto de España.

Javier Cercas ya formaba parte de la lista de perseguidos del ‘procés’, pero ha regresado al número uno, después de participar el sábado en el FAQS, programa de tertulia política de los sábados por la noche en TV3, que se caracteriza por su indisimulada parcialidad soberanista. Cercas dijo algo tan irreverente en la Cataluña actual como que «España es una democracia». Desde el minuto uno se le tiraron encima los defensores del tarro de las esencias patrias. No consta que los que incendiaron Barcelona para defender la libertad de expresión de Pablo Hasel hayan dicho nada en esta ocasión.

Las negociaciones entre ERC y Junts para la investidura han entrado en una nueva fase, después de que se hayan empezado a implicar directamente los dos primeros espadas de cada una de las formaciones. Pere Aragonès, candidato republicano a la presidencia de la Generalitat, y Carles Puigdemont, expresidente y máximo ejecutivo de Junts, mantuvieron recientemente una conversación para tratar de desencallar la formación de gobierno, según desveló el dirigente de ERC.

La Fiscalía pide cárcel a los mossos que ayudaron a Puigdemont a volver a Bélgica. Los dos agentes aprovecharon días de permiso para trasladarle en coche de Suecia a Bruselas en 2018.

El secesionismo pone en la diana a intelectuales críticos con el ‘procés’