sábado 5/12/20

Torra, Puigdemont y Mas denuncian «represión» y piden ayuda mundial

Los tres últimos presidentes de la Generalitat, Quim Torra, Carles Puigdemont y Artur Mas, denunciaron ayer desde Perpiñán (Francia) la «represión» que a su juicio ejerce España contra el independentismo y reclamaron diálogo, negociación y una mediación internacional para resolver la cuestión catalana.

Mientras el rey llamaba a la unidad en Barcelona, el secesionismo buscó una imagen cargada de simbolismo: la de los tres expresidentes, compareciendo juntos desde la Casa de la Generalitat en la localidad francesa, como si estuvieran en el exilio.

«Somos tres represaliados», dijeron.

Mas fue inhabilitado por organizar la consulta del 9-N, Torra fue apartado por no descolgar una pancarta y Puigdemont fue cesado por el 155 por declarar la independencia y está procesado por el referéndum ilegal del 1-O.

Los tres dirigentes nacionalistas, sin ninguna autocrítica, se presentaron como víctimas de una persecución política y judicial y avisaron de que no piensan renunciar a que Cataluña ejerza la autodeterminación. Parafraseando una frase célebre de un asesor de Bill Clinton, Mas espetó a los poderes del Estado: «Es la política, estúpidos, no la represión».

«¿Es ético que Cataluña tenga tres presidentes perseguidos y presos políticos y España tenga a su rey emérito fugado y bien protegido? Es absolutamente inmoral», proclamó.

Mas lamentó que el jefe del Estado nos les haya llamado nunca para conocer su opinión. «Felipe VI lleva seis años en el cargo y desde entonces han sido destituidos o inhabilitados tres presidentes catalanes. Es un récord y una vergüenza», afirmó Puigdemont.

«El rey de los españoles, que es representante de una monarquía reinstaurada por Francisco Franco, está en Barcelona», dijo.

Torra, Puigdemont y Mas denuncian «represión» y piden ayuda mundial