miércoles. 05.10.2022

Podemos ha criticado este martes que varios ministros del PSOE hayan minimizado la trascendencia del gesto del Rey de permanecer sentado al paso de la espada de Simón Bolívar en Colombia y ha preguntado si esa decisión estaba refrendada por el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, también presente en la toma de posesión de Gustavo Petro.

Tras la repercusión generada por la decisión del jefe del Estado de no levantarse al paso de la espada, los ministros de Presidencia y de Cultura, Félix Bolaños y Miquel Iceta, han restado importancia a la polémica. «Son detalles sin demasiada trascendencia y totalmente menores», ha dicho Bolaños.

Esta reacción entre los ministros del PSOE ha incrementado el enfado de Podemos, cuyo portavoz en el Congreso, Pablo Echenique, ha publicado varios comentarios insistiendo en saber si Albares fue quien tomó la decisión o la refrendó.

El dirigente morado recurre al artículo 64 de la Constitución para demostrar que Felipe VI no puede tomar «la decisión personal de insultar al pueblo colombiano» sin consultarlo previamente al ministro competente.

Y censura que la parte socialista del Gobierno quiera hacer ver que «la falta de respeto» del monarca «no tiene trascendencia» mientras que a los diputados de Vox les parece «algo importante y fantástico».

La misma crítica hace el fundador de Podemos y exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, que recuerda que el gesto de José Luis Rodríguez Zapatero en 2003 permaneciendo sentado al paso de la bandera de Estados Unidos fue «un mensaje político», igual que el del Rey en Colombia.

Por ello, sostiene que la respuesta de Bolaños e Iceta quitando trascendencia al asunto es «una cobardía indigna que solo ayuda a la (ultra)derecha».

Es más, Iglesias sostiene que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, debería llamar al orden al Rey y «exigirle respeto institucional». «Felipe VI ha querido humillar la dignidad democrática de España y el honor de las naciones latinoamericanas».

UP carga contra los ministros del PSOE por minimizar el gesto real