domingo 26.01.2020
APUNTE

Josefina Blanco

Josefina Blanco

Josefina Blanco Tejerina (León, 1879-Pontevedra, 1957), a la que en algunos momentos se ha aludido en este suplemento, es, sin embargo, una de tantas leonesas olvidadas, poco conocidas desde luego en su tierra. Actriz de al parecer exitosa carrera teatral, la abandonó por amor y dedicación a su marido y sus cinco hijos. Y es que en 1907 se casó con Ramón del Valle-Inclán, ese escritor cuya vida se ha convertido en una especie de mito y cuya obra literaria es de obligado cumplimiento, aunque tenga su personalidad tintes de ficción. Apasionante, sin duda. Josefina Blanco, por su parte, presumía de que, gracias a ella, Valle había llegado a ser lo que fue.

Lo cierto es que en 1932 se empieza a escribir en sus vidas una triste historia: la de un divorcio conflictivo y un amor que se convierte en odio. El relato de la separación lo cuenta un libro, aparecido el año pasado y firmado por Jesús Rubio Jiménez y Antonio Deaño Gamallo: Ramón del Valle-Inclán y Josefina Blanco: el pedestal de los sueños (Prensas Universitarias de Zaragoza). La base de la obra son 35 cartas que guardaba en su archivo Dionisio Gamallo Fierros. Resulta ejemplar el tratamiento. «Lo que podía haberse quedado en un trabajo erudito de escaso interés –afirma J. L. García Martín- se convierte en un apasionante relato».

Quede este apunte a modo de noticia. Seguramente habrá algún interesado en conocer la tormentosa relación entre uno de nuestros escritores emblemáticos y una actriz leonesa. Desde luego, y aparte del tema puntual, un mayor conocimiento de ambos personajes. La fama, como siempre, singulariza la historia.

Buenos días.

Josefina Blanco
Comentarios