domingo. 07.08.2022

EXPRIMIR LO MEJOR DE LAS CÉLULAS

A LA SALUD POR EL SECRETOMA. Cellus Biomédica apuesta por León para el desarrollo de terapias celulares regenerativas. El próximo paso es la adquisición de un terreno en el Parque Tecnológico y la apertura de una sala blanca.
                      Alejandro Casado y Elsa González, en el laboratorio de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de León. ramiro
Alejandro Casado y Elsa González, en el laboratorio de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de León. ramiro

El Grupo Cellus Biomédica está en trámites para la adquisición de un terreno de 2.000 metros cuadrados en el Parque Tecnológico de León para la instalación de un CDMO, un centro de desarrollo y fabricación por contrato que dispondrá, entre otras infraestructuras, una sala blanca para «incubar proyectos propios y ajenos». La compañía invertirá 100.000 euros en el terreno y la puesta en marcha de la mitad de la superficie en un primer momento, tras la adquisición se firmará previsiblemente en septiembre con la presencia del director internacional de la compañía. La empresa, cuya sede central está en Chile, apuesta por León para el desarrollo de su campo de trabajo, la medicina regenerativa, y tiene sus oficinas en el edificio de usos múltiples del Parque Tecnológico.

«El principal objetivo de Cellus Biomédica es contribuir en el campo de la medicina regenerativa a través del constante desarrollo de soluciones disruptivas,

innovadoras, seguras, efectivas y de alta calidad, basadas en sólida evidencia científica y optimización de procesos clínicos y de laboratorio que permitan la sofisticación de su oferta de productos celulares personalizados», explica el director tecnológico, Francisco Aulestia.

La misión de la compañía es ser una plataforma en Europa y América Latina para desarrollar productos basados en células madre mesenquimales de acuerdo con los más altos niveles de calidad y seguridad para llevar la terapia celular al mundo.

Los productos y servicios que ofrece están dirigidos a reducir el deterioro de las articulaciones y tejidos blandos causado por lesiones traumáticas y las enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

El Grupo Cellus es una multinacional chilena que también tiene sede en Boston y que dio sus primeros pasos para instalarse en León en el año 2019. «Tiene dos sedes en Boston y León y apostamos por León en su proyecto de expansión en España», explica Aulestia, cuyo empeño personal logró que la empresa se decantara por esta provincia. «Yo estudié en Nueva York y me ofrecieron dirigir la empresa en Boston. Entonces les propuse hacerlo en España, les convencí y empezamos a explorar las posibilidades. Yo conocía España y tenía una red de colaboradores. Hice mi doctorado en Biomedicina en la Facultad de Medicina de Valladolid, con el profesor Javier García Sancho, que fue el primer español en montar una sala blanca en España. Esa mochila era muy valiosa para los socios. Además, León tiene mucho peso porque aquí están instaladas empresas muy potentes como Insud (la farmacéutica León Farma), Chemo, mAbxience SA...todo eso favoreció la balanza a que nos instaláramos en León».

La empresa se instaló en León en mayo de 2019 «un año muy complejo» en el que la compañía tuvo que sortear las dificultades tras el estallido social en Chile», recuerda, una crisis que se desató tras la subida del precio del metro en el país y que agravó la situación económica con violencia en las calles y el decreto del estado de emergencia y toque de queda con el despliegue de militares. «Luego vino la pandemia del coronavirus, pero logramos sobrevivir, somos emprendedores y con gente joven al frente», destaca Aulestia, que califica la de León como «la empresa más valiosa que tiene el grupo».

Cellus Biomédica se ha enfocado en el desarrollo de proyectos con el fin de establecer terapias innovadoras y que además sean escalables y tengan acceso al mercado internacional. «En el año 2017, la compañía resultó adjudicataria de un Portafolio de proyectos de I+D+i empresarial denominado Desarrollo de

CELLUSPHERES®, un producto innovador de terapia celular para la regeneración de tejidos basado en células madre mesenquimales (MSC) adultas expandidas, con potencial de exportación». El proyecto se encuentra actualmente en ejecución e incluye fases de prototipado, estudios preclínicos y clínicos, validaciones comerciales y etapas de protección intelectual.

Tras la aprobación de la agencia reguladora local en Chile, en el último trimestre de este año se ejecutará el primer estudio en humanos con el producto CELLUSPHERES® para evaluar su seguridad.

En la misma dirección, en 2018 Cellus Biomédica obtuvo su segundo proyecto Corfo (Cooperación de Fomento de la Producción). El proyecto titulado Desarrollo de un prototipo acelular para regeneración tisular basado en el secretoma de MSCs e3D cultivadas en biorreactor, con potencial de exportación contempla el uso de técnicas de cultivo en biorreactores para la producción de secretoma CELLUSOME-3D, producto que ha sido probado con éxito en un modelo animal de enfermedades gastrointestinales como la colitis ulcerosa. Con el propósito de poder internacionalizar estas tecnologías, en 2019 Cellus Biomédica se benefició del proyecto Prochile Exporta para el establecimiento de su Oficina de Innovación Estratégica (OIE). «Actualmente nuestra oficina se encuentra establecida en el Parque Tecnológico de León, la única de Europa. En este último año, la OIE ha concretado diversas alianzas con actores principales en el desarrollo de ATMPS en el ámbito internacional, como la asociación de empresas de biotecnología, ASEBIO, el clúster de empresas del sector salud de Castilla y León (Biotecyl), y los centros de excelencia IBSAL (Instituto de Biomedicina de Salamanca) e Ibiomed (Instituto de Biomedicina de León), la Universidad de León y el Hospital Clínico San Carlos de Madrid»

Producto de las alianzas internacionales, en 2020 Cellus Biomédica, junto con Clínica Cellus. recibió financiación a través de Corfo en el programa Consolida y Expande para introducir sus terapias (CellusSRF+) en Europa, y España como puerta de entrada.

En 2021, Cellus Biomedica se adjudicó un primer proyecto internacional apoyado por el Instituto para la Competitividad Empresarial de la Junta de Castilla y León. «Este proyecto contempla pruebas de escalamiento de procesos para tecnologías basadas en MSC y la producción de secretomas. El proyecto ha permitido la incorporación de talento como la doctora Elsa González, que está liderando el proceso de transferencia tecnológica, con visitas a las instalaciones de Cellus Biomédica en Chile para que las tecnologías y procedimientos puedan ser incorporadas a los laboratorios de la Universidad de León». Este laboratorio puntero de la Universidad de León está dirigido por la doctora Vega Villar, experta en Castilla y León en células mesenquimales y terapias avanzadas.

El proyecto que el Grupo Cellus desarrollará en León tras la adquisición del terreno en el Parque Tecnológico incluye una sala blanca para investigación.

La investigación

La investigadora Elsa González viajó a Chile como enlace del grupo para hacer la transferencia a León de la tecnología utilizada en los laboratorios centrales de Cellus en el país sudamericano, donde el grupo desarrolla tecnología y servicios innovaciones de productos y servicios y establece un control de calidad de las unidades de negocio y su aplicabilidad. «Terminé mi tesis hace medio años y me la el grupo Cellus me contrató para esta investigación. Fui para hacer la transferencia tecnológica del proyecto principal que tiene la empresa en España sobre el secretoma de las células mesenquimales», explica Elsa González, doctora en Biomedicina y Ciencias de la Salud. «La terapia celular es muy interesante y tiene un gran potencial para la regeneración del disco intervertebral, con aplicaciones que ya se han demostrado in vitro». En definitiva, se trata de encontrar una terapia biológica celular, usando los factores bioactivos que secretan las células. Un producto procedente de la célula pero sin la célula.

La investigación consiste en cultivar las células para extraerles todas las proteínas, que son las que se utilizan para la investigación de terapias biológicas sin necesidad de utilizar la célula, que tiene más incompatibilidades inmunológicas. «La utilización del secretoma está en etapas de regulación muy iniciales y no se ha usado todavía. Se consigue en los cultivos de la célula, a la que se estimula con ciertos medicamentos para que produzcan estos factores bioactivos que permitan el tratamiento de enfermedades inflamatorias, como la osteoartritis o la hernia del disco, que es en lo que estamos trabajando desde León».

La investigación del grupo Cellus se hace en la Universidad de León, en el equipo de investigación que dirige la investigadora Vega Villar, del Instituto de Biomedicina (Ibiomed). En este proyecto ayuda también Alejandro Casado, que está becado por la Universidad de León.

El Ibiomed celebró recientemente en León una jornada con la participación de los expertos en terapia celular, un encuentro que contó con la colaboración del Grupo Cellus Biomédica y la Fundación Leonesa de Neurociencias, presidida por el doctor José Cosamalón.

EXPRIMIR LO MEJOR DE LAS CÉLULAS
Comentarios