domingo 28/2/21

Boris Johnson tensa el Brexit al jugar la carta irlandesa contra la UE

Las excusas ofrecidas para quebrar el acuerdo de retirada se han demostrado falsas
El primer ministro británico, Boris Johnson. TAYLOR

Presidido por un periodista que fue despedido de ‘The Times’ por mentir a los lectores, por un político que fue despedido de la primera fila de la oposición por mentir al líder de su partido, el Gobierno de Boris Johnson ha contado esta semana mentiras a sus ciudadanos y a los dirigentes de la Unión Europea, en un desafío que solo es comprensible si quiere un ‘brexit’ sin acuerdo. Su proyecto de Ley del Mercado Interno prepara el terreno para el funcionamiento del comercio una vez que las normas de la UE dejen de ser aplicadas. Fue inspirado en parte por la Ley española de Garantía de la Unidad del Mercado Unico y ya había irritado en su fase de Libro Blanco a los Gobiernos de Escocia y Gales por la centralización de poderes reguladores. Pero su publicación ha llevado a la UE a exigir a Londres que retire el proyecto de ley antes del final de septiembre, por vulnerar el Acuerdo de Retirada firmado en octubre con la UE.

El ministro Michael Gove, que se sienta en el Comité Conjunto que supervisa el desarrollo del Acuerdo, ha descartado que se retire la ley, cuya tramitación parlamentaria comienza el lunes. En su presentación, el ministro de Irlanda del Norte, Brandon Lewis, adelantó que el proyecto «quiebra la ley internacional de una manera específica y limitada». El primer ministro explicó que es «una red legal necesaria para proteger a nuestro país de interpretaciones extremas e irracionales del protocolo». Sus portavoces dijeron que el Acuerdo de Retirada se firmó con prisa y se han descubierto problemas insuperables. Las tres afirmaciones son mentira. Fintan O’Toole, autor del libro ‘Un fracaso heroico’, crónica del ‘brexit’, ha rescatado en ‘The Irish Times’ citas del ministro Gove y del gurú de Johnson, Dominic Cummings, en las que manifestaron indiferencia por los pactos con la UE porque podrían cambiarse. Cummings se mofaba del asesoramiento legal por funcionarios. La idea de una alteración unilateral de lo acordado con la UE es añeja en la mente de los dos principales colaboradores de Johnson. Aún así, la búsqueda gratuita de bronca es llamativa. La ley reserva para el ministro Lewis y sus sucesores el poder de regular las ayudas estatales a empresas en Irlanda del Norte por encima de «cualquier otra legislación, convención o regla en cualquier tipo de ley doméstica o internacional, incluyendo órdenes, sentencias o decisiones del Tribunal Europeo o de cualquier otro tribunal y corte». Semejante redacción no tranquiliza sobre la clarividencia de sus autores para elegir las empresas que merezcan subvención. Pero es que el proyecto de ley además da a cualquier ministro de la Corona el poder de modificar, o dejar de aplicar, cualquier trámite aduanero que impida el movimiento libre de bienes de Irlanda del Norte al resto de Reino Unido, cuando el Protocolo irlandés del Acuerdo de Retirada fija ese mismo objetivo compartido y nada ha ocurrido desde entonces.

Por otra parte, el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, afirmó este viernes que su país no aceptará «nada» que pueda poner en peligro el mercado único» después de que Reino Unido avanzase que podría modificar unilateralmente el acuerdo sobre el estatus de la frontera norirlandesa.

Boris Johnson tensa el Brexit al jugar la carta irlandesa contra la UE
Comentarios