sábado. 28.01.2023
Una de las avenidas de Washington, totalmente cubierta de nieve.
Una de las avenidas de Washington, totalmente cubierta de nieve.

El primer gran temporal de nieve que este año ha azotado la costa este de Estados Unidos, ha paralizado ciudades como Washington, Baltimore o Nueva York, que ayer reanudaban lentamente la actividad diaria.

En rueda de prensa, el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que 19 personas han muerto a causa de la tormenta en la costa este.

Cuomo dijo que cinco de los fallecidos se produjeron en el estado de Nueva York, y de ellos tres en la ciudad, y precisó que la causa de las muertes se debió sobre todo a ataques al corazón por el ejercicio extra realizado para quitar la nieve.

Las imágenes de los neoyorquinos disfrutando de la nieve en un día soleado reemplazaron ayer a las de gente protegiéndose el sábado de la segunda nevada más intensa que haya conocido Nueva York desde que se tienen registros.

Los automóviles comenzaron a circular a primera hora de ayer, después de las medidas restrictivas que estuvieron vigentes desde el sábado por la tarde, y a pesar del frío, los neoyorquinos salieron a calles y parques para superar el letargo de las últimas horas.

Fue una tormenta en la que, según la estación de observación de Central Park, cayeron 68,07 centímetros de nieve, sólo superada por los 68,33 centímetros que hubo en febrero de 2006, la nevada más fuerte en Nueva York desde que comenzaron los registros, hace siglo y medio.

Las máquinas quitanieves seguían trabajando ayer por toda la ciudad y los alrededores, compartiendo las labores con los vecinos, para limpiar las calles y la carreteras y preparar a la ciudad para que hoy recupere su ritmo normal.

Por su parte, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo que la tormenta, que llegó a la ciudad desde el suroeste tras castigar con fuerza a Washington, comenzó a impactar allí poco antes de la medianoche del sábado, y 24 horas después había dejado de caer nieve.

Con una temperatura de -3 grados centígrados y una sensación térmica de -4 grados en el centro de Manhattan, los neoyorquinos realizaban ayer las compras que no pudieron hacer el sábado y en los parques eran numerosos los niños que disfrutaban de la nieve.

La costa este de EE UU comienza a recuperar el pulso tras la nevada
Comentarios