domingo 29/11/20

Donald Trump dice que le gustaría bombardear Irán antes de marcharse

En casi dos semanas, el conflicto ha causado cientos de muertos, incluidos civiles
Dos manifestantes ponen pancartas contra Trump en la valla de la Casa Blanca. JIM LO SCALZO
Dos manifestantes ponen pancartas contra Trump en la valla de la Casa Blanca. JIM LO SCALZO

A Donald Trump le gustaría irse con un ‘bang’. Y qué mejor que en Irán, donde le haría un favor a su amigo Benjamin Netanyahu. Lo planteó el jueves pasado, según el diario The New York Times, durante una reunión en el Despacho Oval en la que estaba presente su nuevo secretario de Defensa en funciones, un veterano de las fuerzas especiales en Irak y Afganistán que en su anterior cargo como asistente para operaciones antiterroristas logró que se designará a Irán y Hezbollah como amenazas para Estados Unidos.

Por suerte se encontraba también el jefe del Estado Mayor, general Mark Milley, que forzado por la purga se ha convertido en el adulto del Pentágono. Las preguntas del presidente sobre un ataque con misiles a las instalaciones nucleares iraníes despertaron tanta inquietud en la sala que hasta el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado, Mike Pompeo, intentaron disuadirlo. Según el rotativo neoyorquino, el general dejó la sala con la impresión de haberlo conseguido, tras presentar con dramatismo los riesgos de semejante ataque.

Su argumento es que cualquier tipo de ataque durante la transición podría escapársele fácilmente de las manos y desembocar en una guerra regional que marcase su legado. Con todo, Trump insistió en conocer sus opciones y los posibles objetivos. Natanz, donde la Agencia de Energía Atómica reportó la semana pasada una cantidad de uranio doce veces superior a lo permitido bajo el tratado antinuclear que el Gobierno de Trump abandonó hace dos años, era el principal candidato.

Con ese informe los analistas han concluido que las políticas de Trump han permitido a Irán convertirse en una amenaza aún mayor de lo que era en 2016 cuando Barack Obama le traspasó el poder, una comparación que el mandatario no podía permitir.

El instigador parece haber sido el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, que lleva intentando un golpe militar estadounidense contra Irán a través varias administraciones. El propio vicepresidente Dick Cheney escribió en sus memorias que Israel le había convencido de apoyar esa idea, que George W. Bush no aceptó aunque sí permitió sofisticados ataques cibernéticos con los que dañaron unos mil reactores centrífugos y continuaron durante el Ejecutivo de Obama. Biden, «un gran amigo de Israel» Netanyahu fue uno de los líderes internacionales que se reservaron la felicitación en los primeros días después de conocerse la victoria de Joe Biden, pero luego ha aceptado la realidad y ha ofrecido por Twitter cultivar la «larga y calidad relación personal» que, según él, le une con Biden, «un gran amigo de Israel». Ambos hablaron por teléfono el martes, en lo que según la oficina del primer ministro fue una llamada muy cordial en la que Biden le «reiteró su profundo compromiso con el estado de Israel y su seguridad».

Biden calla

La de Biden no ha emitido ninguna declaración sobre la llamada, dedicada a solidificar su posición de presidente electo con nombramientos y anuncios políticos que fuercen al Gobierno de Trump a facilitar la transición. Por su experiencia en política exterior, la ayuda del departamento de Estado en las llamadas de felicitación que recibe de líderes extranjeros no le parece tan imprescindible, pero sí la que le permitirá coordinar la distribución de la vacuna sin dilación. «Más gente puede morir si no coordinamos», advirtió el lunes. Este mismo martes anunció una tanda de nuevos nombramientos para el Ala Oeste conformada predominantemente por el círculo más cercano de asesores que le han servido durante la campaña, como Mike Donilon, queien fuera su estratega jefe y escribirá sus discursos en la Casa Blanca, o Dana Remus, consejera de la Fundación Obama y de la campaña, que le acompañará en ese mismo cargo. Con esos anuncios se consolida la diversidad de género y de sexo.

Donald Trump dice que le gustaría bombardear Irán antes de marcharse
Comentarios