jueves. 07.07.2022

Rusia prepara un ataque con bombas y misiles sobre las principales ciudades de Ucrania

La Legión Internacional para apoyar a las fuerzas ucranianas llega a Kiev Londres y Berlín detienen el boicot al petróleo y gas rusos
                      Un soldado ucraniano ayuda a civiles a cruzar el río bajo un puente destruido mientras huyen del asedio en la ciudad de Irpin. ROMAN PILIPEY
Un soldado ucraniano ayuda a civiles a cruzar el río bajo un puente destruido mientras huyen del asedio en la ciudad de Irpin. ROMAN PILIPEY

Rusia planea ataques aéreos con misiles y bombas sobre las principales ciudades del país y la infraestructura industrial mientras llegan los primeros voluntarios internacionales para ayudar a las fuerzas ucranianas a repeler la ofensiva militar rusa.

«Los ocupantes planean activar la aviación con el fin de ejecutar ataques con misiles en las principales ciudades y en la infraestructura industrial», señala el último parte del Mando General de las Fuerzas Armadas ucranianas en Facebook.

De acuerdo con esta fuente, para cumplir con este objetivo Rusia ha «desplegado unidades de aviación de los distritos militares Central y Oriental en el territorio de Bielorrusia».

El Mando General de las Fuerzas Armadas explicó que los soldados continúan realizando una operación defensiva en el sur, el este y el norte de Ucrania.

Es allí donde se centran los esfuerzos del Ejército ruso para intentar tomar Kiev y enlazar el este con el sur, donde se encuentra el estratégico puerto de Odesa, a fin de crear un corredor terrestre hasta la anexionada península de Crimea.

El ministro ucraniano de Defensa, Oleksii Réznikov, dijo que Rusia concentra sus fuerzas para nuevos ataques contra Kiev (norte), Járkov (este), Chernígov (norte) y Mykolaiv (sur).

En Kiev ya se encuentran los primeros voluntarios de la llamada Legión Internacional para apoyar a las fuerzas ucranianas a repeler los ataques rusos. Según el Servicio Estatal de Comunicación Especial y Protección de Información de Ucrania, voluntarios de Estados Unidos, Reino Unido, Suecia, Lituania, México y la India se han sumado a la protección de Kiev.

Mientras los Gobiernos de la Otan debatían desde el fin de semana sobre un posible boicot al gas y el petróleo de Rusia, en una refinería del puerto de Merseyside el sindicato británico Unite aplicaba una interpretación drástica de la voluntad de su Gobierno. Sus miembros se negaron a descargar combustible ruso, como ya ocurrió el viernes en una plataforma de gas natural licuado en la desembocadura del Támesis.

La regla es que no se deje atracar a barcos cuyo propietario, bandera, operador, etcétera, sea ruso, pero el petrolero Seacod, anclado durante cuatro días en la ría que baña la región que incluye a Liverpool, es de bandera alemana. No está claro, según la televisión ITV, que el barco no descargase antes del anuncio del sindicato, pero el Seacod partió en cualquier caso en dirección norte, la costa oeste de Escocia.

El primer ministro británico, Boris Johnson, no corrigió, sin embargo, la interpretación de la norma por el sindicato. Al contrario, este lunes añadió su voz a la del canciller alemán, Olaf Scholz, puntualizando al secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, que «no se puede cerrar de la noche a la mañana el uso de petróleo y gas ruso en Europa».

Rusia prepara un ataque con bombas y misiles sobre las principales ciudades de Ucrania
Comentarios