viernes 27/5/22

Las tropas rusas entran en la acería de Mariúpol, último bastión de resistencia

Ucrania está dispuesta a detener el tránsito de gas ruso si Europa decreta el embargo en castigo a Putin por la guerra
                      Un religioso observa las fosas en el cementerio militar de Dnipro. MIGUEL GUTIÉRREZ
Un religioso observa las fosas en el cementerio militar de Dnipro. MIGUEL GUTIÉRREZ

Las tropas rusas continúan por tercer día consecutivo con el asalto a la acería Azovstal de Mariúpol (Ucrania), informaron ayer tanto el Regimiento Azov, que defiende la instalación siderúrgica, como fuentes de la policía ucraniana. Es el último reducto de la resistencia ucraniana en Mariúpol.

«Ya van tres días de asalto activo en el recinto de la planta Azovstal», indicó el subcomandante del Regimiento Azov, Svyatoslav Palamar («Kalina»), que agregó que hay combates y «no hay régimen de silencio», es decir, no hay un alto el fuego.

En declaraciones a la cadena digital Hromadske, Palamar agregó que no se están evacuando civiles de la planta. También negó las acusaciones del portavoz del presidente ruso, Vladímir Putin, según las cuales los combatientes ucranianos presuntamente retienen a civiles como rehenes y exigen canjearlos por alimentos y medicinas.

El jefe de la policía de patrulla de Mariúpol, Mijailo Vershinin, confirmó el asalto. «Están atacando el perímetro tanto como pueden y tratan de avanzar», señaló.

El asesor de la Presidencia ucraniana, Oleksiy Arestovych, aseguró en televisión que los intensos combates continúan, pero que los defensores ucranianos lograron expulsar a los rusos del recinto. «Ayer las tropas rusas entraron en el recinto de Azovstal, pero fueron expulsados por nuestros defensores. Ahora estamos recapitulando la información», dijo Arestovich, citado por Unian.

Los militares de Ucrania acusaron ayer a Rusia de incumplir la tregua en la zona de la acería de Azovstal. El presidente de Rusia, Vladímir Putin, dijo ayer en una conversación telefónica con el primer ministro israelí, Naftali Bennett, que Rusia sigue dispuesta para garantizar un paso seguro a los civiles de la planta siderúrgica.

«El ejército ruso sigue listo para garantizar la salida segura de los civiles. En cuanto a los militares que quedan en Azovstal, las autoridades de Kiev deben de ordenarles a deponer las armas», dijo Putin a Bennet, según un comunicado del Kremlin.

Expertos en Derecho Internacional coinciden en señalar como «muy difícil» la posibilidad de sentar en un banquillo internacional al presidente de Rusia, Vladimir Putin, para juzgarlo por crímenes cometidos en la invasión de Ucrania, aunque han sostenido que se podría llevar a cabo un juicio contra el mandatario ruso si los países se unen.

«Lo que ocurre en la comunidad internacional depende de la voluntad política de los gobiernos, que oscila como el viento», resumió el fiscal Carlos Castresana. A su juicio, el presidente ruso es responsable «potencialmente» de crímenes de guerra y contra la humanidad ante el Tribunal Penal Internacional (TPI), pero «no existe» por ahora una corte que pueda «enjuiciarle por el eventual crimen de agresión».

Los presidentes de Alemania y Ucrania, Frank-Walter Steinmeier y Volodimir Zelenski, aclararon ayer sus diferencias en lo que ambos han calificado una «muy importante y muy buena» conversación, tras las tiranteces de las últimas semanas.

Steinmeier pretendía viajar a la capital ucraniana, Kiev, en el marco de la invasión rusa de Ucrania, pero las autoridades ucranianas se negaron como gesto de malestar por su supuesta connivencia con la política rusa durante años, también durante su etapa como ministro de Exteriores.

Según la oficina del presidente alemán, Steinmeier ha expresado «solidaridad, respeto y apoyo» a la «valiente lucha del pueblo ucraniano contra los agresores rusos», tras lo que ambos han «aclarado» las «irritaciones del pasado». Además, han acordado permanecer en «estrecho contacto».

Por su parte, Zelenski ha trasladado que la conversación con Steinmeier ha sido «buena, constructiva e importante». En un mensaje publicado en su cuenta de la red social Twitter ha indicado que le ha agradecido el «firme apoyo» de Alemania y ha señalado que «espera» que se «intensifique».

«El liderazgo de Alemania es importante para contrarrestar la agresión rusa», ha indicado el presidente ucraniano, que también ha actualizado a Steinmeier sobre la situación en el frente y la situación «crítica» de Mariúpol.

Ucrania está dispuesta a detener de inmediato el tránsito de gas ruso si la Unión Europea (UE) decide imponer un embargo a las importaciones de gas procedentes de Moscú.

«En cuanto los países europeos dejen de comprar gas ruso, estaremos contentos de frenar el tránsito», afirmó el presidente de la comisión de Energía de la Rada (el parlamento ucraniano), Andriy Gerus, en declaraciones citadas por la agencia Ukrinform.»

«Apoyamos el embargo de petróleo, productos derivados del petróleo, carbón y gas», agregó.

Gerus manifestó la esperanza de que los países europeos refrenden el sexto paquete de sanciones contra Rusia, presentado este miércoles por la Comisión Europea (CE), que incluye un embargo gradual de petróleo.

Además pidió que comiencen los preparativos para un séptimo paquete, ya que Rusia debe comprender que la guerra en Ucrania tiene un alto coste.

El diputado recordó que Ucrania compra gas en el mercado europeo y que la decisión de no firmar contratos con la compañía estatal rusa Gazprom es una cuestión de principios.

Las tropas rusas entran en la acería de Mariúpol, último bastión de resistencia
Comentarios