lunes. 08.08.2022

Aceites esenciales, madera, jara y setas serán las nuevas vías de trabajo de Inbiotec

La fundación soriana ya se ha postulado para conseguir financiación teniendo en cuenta las capacidades del centro leonés
                      Pruebas de una investigación en Inbiotec, que ahora centrará más sus trabajos en la madera y en los recursos naturales. FERNANDO OTERO
Pruebas de una investigación en Inbiotec, que ahora centrará más sus trabajos en la madera y en los recursos naturales. FERNANDO OTERO

Inbiotec va dando pasos hacia su estabilidad. Pendiente aún de que se formalice la firma ante notario por la que el centro de investigación leonés pasará a formar parte de la fundación soriana Cesefor, los científicos mantienen sus habituales líneas de trabajo y se preparan para incorporar nuevas investigaciones más vinculadas a estrategias basadas en recursos naturales y forestales.

Cesefor, de hecho, ya se ha postulado para conseguir nuevas vías de financiación con proyectos que ya incluyen «las capacidades» de Inbiotec, como explica el director del centro soriano, Pablo Sabín. «Desde que en octubre firmamos el contrato de arrendamiento de la unidad productiva y de las instalaciones y las personas ya tenemos en cuenta lo que nos puede aportar Inbiotec», añade. En este sentido, indica que desde entonces, los equipos leoneses ya se han involucrado en algunas líneas de trabajo centradas en la castaña, la micología o la jara a lo que suma que se «continúa haciendo uso de los servicios de Inbiotec porque los clientes lo siguen demandando».

Diversificar

Los siete trabajadores del instituto se abrirán a los sectores con los que ya trabajan en Soria

Más allá de lo que aporta Inbiotec a Cesefor, Sabín incide en que ya se han solicitado varios proyectos para que, una vez se formalice la subrogación, los recursos leoneses comiencen a dar sus frutos. Así, desde Soria ya se han postulado para un proyecto de análisis sobre la actividad antibacteriana de los aceites esenciales y otro centrado en la producción de los aceites esenciales y otros compuestos de las jaras. Los principios activos de las diferentes especies de setas es otra de las candidaturas de Cesefor. «Todo se centra en ligar los recursos naturales y la biotecnología para que, una vez que finalice el proceso legal, y nos concedan los proyectos, Inbiotec pueda arrancar con Cesefor con carga de trabajo», argumenta Sabín.

De momento, todo va de forma pausada y a bajo ritmo porque, como indica el director de Cesefor, hasta que no se formalice ante notario la subrogación se pueden vincular a estos proyectos las capacidades de Inbiotec, pero no a los investigadores de forma individual. «Nosotros creemos en la biotecnología aplicada a los recursos naturales y la madera. Hay muchas posibilidades y muchas oportunidades con Inbiotec», concreta, para precisar que, a pesar de estas oportunidades, la incorporación de Cesefor también implica «riesgos, porque Inbiotec llegó al proceso de liquidación y los proyectos que tenía en marcha no tienen posibilidad de ser transferidos. Por eso ahora está con poca carga de trabajo y, por eso, cada vez que vemos una oportunidad la pedimos», relata Pablo Sabín.

El director del centro comenta que los objetivos de Cesefor se centran en proveer de investigación e I+D+i al sector primario —bosques y recursos naturales «donde el cliente es la sociedad en su conjunto»— y apoyar al sector industrial e «Inbiotec aporta ese buen equilibrio», en relación a que, por ejemplo, los equipos del instituto leonés —tanto humanos como técnicos— tienen capacidades que se pueden vincular a la química de la madera «que es importante para ligarnos con la industria del sector».

Mantener las líneas de investigación que ya llevaba a cabo Inbiotec, la biotecnología a los recursos naturales y la química en la madera serán las tres principales vías de trabajo con las que comenzará a funcionar el centro de investigación leonés. Opciones que permitirán tanto a Cesefor como Inbiotec ser punta de lanza de estos sectores al conseguir fusionar las capacidades de ambos centros y la posibilidad de ampliar también a nuevos enfoques para seguir creciendo, eso sí, más allá de la biotecnología en la que Inbiotec centraba su trabajo hasta el pasado mes de abril, que se ampliará al ámbito de los recursos naturales y los forestales, ejes centrales de la actividad a la que está vinculada la fundación soriana.

Aceites esenciales, madera, jara y setas serán las nuevas vías de trabajo de Inbiotec
Comentarios