martes. 28.06.2022
Infraestructuras

Adif relega ahora sus planes para derribar el puente de Trobajo

El gestor se centra en resolver la Variante de Pajares para su apertura en 2023 y aparca el proyecto de San Andrés
                      Más de 12.000 vehículos diarios transitan por el puente de Párroco Pablo Díez sobre las vías del tren. MARCIANO PÉREZ
Más de 12.000 vehículos diarios transitan por el puente de Párroco Pablo Díez sobre las vías del tren. MARCIANO PÉREZ

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) opta por seguir caminando con la piedra en el zapato que representa desde hace tres años el puente de Trobajo del Camino. Una infraestructura que molesta, pero que no impedirá seguir dando pasos para la llegada de la Alta Velocidad a Asturias, según valoran. El gestor da la sorpresa y se olvida de momento de los planes para derribar el puente de Párroco Pablo Díez, valorados en 1,2 millones, para centrarse en rematar la obra faraónica de la Variante de Pajares y abrirla en la primavera de 2023.

Las obras de la Variante se prolongan desde hace 23 años y soportan un desajuste de más de 2.500 millones de euros, lo que las sitúa en el Olimpo de las obras públicas españolas con mayor sobrecoste, superada por pocos casos como el de la M-30 en Madrid. Se licitó en 2003 por 1.085,5 millones y ya ha engullido más de 3.500 millones.

Elecciones en 2023

Los esfuerzos se centran en rematar la conexión de La Robla a Asturias tras 23 años de atasco

Fuentes de la empresa señalan que el nuevo horizonte para el posible derribo del puente de Trobajo se desplaza al periodo 2023-2030. Las elecciones del próximo año también influyen en las prisas por agilizar los trabajos de La Robla a Asturias y por aparcar la solución en San Andrés, que ha generado desde el inicio controversia.

El puente de Párroco Pablo Díez que salva desde hace setenta años las vías del tren en Trobajo se convirtió hace tres años en un handicap para el paso de los trenes AVE. En las obras de 4,5 millones para coser la fractura que causan las vías al municipio, inicialmente, no estaba previsto su derribo, pero tras cambiar la normativa europea sobre distancias de seguridad, se constató que la infraestructura era «estrecha» para cumplir las exigencias europeas del galibo horizontal.

Los setenta centímetros de más que se precisaban también en altura no constituían un gran problema porque se podían solucionar con un tablero «más esbelto», según explicó Adif. Los defectos de talla llevaron al Administrador a optar por tirar el puente al verse en la obligación de «ejecutar una nueva estructura» por la «necesidad de aumentar la distancia desde el eje de las vías hasta los estribos y pilas», como exige la actual normativa de protección de estructuras frente a impactos.

¿Y el soterramiento?

San Andrés reclama soluciones del siglo XXI para las vías y no continuar con «mamotretos»

Su decisión cayó como una jarra de agua fría en San Andrés, que lo vio como otro parche en el municipio en lugar de una mejora de permeabilidad para los vecinos. Todos los grupos de la Corporación aceptaron en un pleno ir de la mano y reclamar el soterramiento de las vías como mejor opción para superar la fractura del tren sin «mamotretos». Y varios partidos remitieron enmiendas al Presupuesto General del Estado para exigir soterrar los raíles.

En estos tres años se han producido varias reuniones entre el Ayuntamiento y Adif para abordar la propuesta de gestión del tráfico que plantearon los servicios técnicos para minimizar el impacto que generaría el cierre del puente mientras se realizaran las obras, ya que por él circulan unos 12.000 vehículos diarios.

El Ayuntamiento vinculó la licencia a esos trabajos al asfaltado de Limonar de Cuba y las aceras de la calle Azorín, que aún no se han ejecutado, y consciente de que Adif podría prescindir de la licencia y efectuar el derribo avalado en constituir «una obra de interés general». Manifestaciones y retrasos aparte, lo cierto es que el derribo llegó a estar programado hasta en dos ocasiones y ahora se pospone, según confirman fuentes del gestor. El AVE «puede pasar» por el puente «porque en Trobajo acaba de salir de la estación y no irá todavía a gran velocidad», admiten.

Tampoco se prevén tantas frecuencias de AVE León-Asturias que generen a priori un problema de tránsito. Además, San Andrés ha puesto sobre la mesa opciones para intentar soterrar las vías hasta Voluntariado Ángel Soto con fondos del plan de resiliencia. Una cuestión mucho más favorable a la de plantear otro puente en Trobajo, que ya se ha concedido en otros puntos de España, y que aportaría una solución del siglo XXI.

Adif relega ahora sus planes para derribar el puente de Trobajo
Comentarios