domingo 25/7/21
Infraestructuras

El aeropuerto tendrá un nuevo sistema de frenado en pista para aviones de guerra

La instalación, similar a la de los portaviones, no interferirá en las operaciones de aterrizaje y despegue civiles
Un caza F-18 en el Aeródromo Militar de León durante unas maniobras . JESÚS F. SALVADORES

El Aeródromo Militar de León sumará una nueva mejora después de que Defensa haya autorizado ya la instalación de un nuevo sistema de frenado para los cazas del Ejército del Aire, que periódicamente pasan por el aeropuerto de León para realizar maniobras. El coronel director de la Academia Básica del Aire, Juan Antonio Ballesta Miñarro, explica gráficamente que se trata de un sistema similar al que se emplea en los barcos portaviones y que «mejorará las capacidades» de las instalaciones aéreas de León.

Los F-18 y los Eurofigthers serán los principales beneficiarios de este nuevo sistema de frenado que, como incide Ballesta Miñarro, no afectará a las operaciones del resto de los aviones, tanto militares como civiles, ya que estará ‘escondido’ cuando no sea necesario. «Es un cable como medida de seguridad de los caza», apunta el máximo responsable del Aire en León, para añadir que este nuevo sistema permite a los aviones de combate aterrizar ante cualquier contratiempo en sus frenos, aprovechando, de igual manera que hacen en los portaviones, un gancho retráctil que se agarraría a un cable extendido de lado a lado de la pista.

De lado a lado

Los F-18 y los Eurofigthers cuentan con un gancho retráctil para agarrarse a un cable instalado en la pista

El sistema escamoteable —que se integra en la pista cuando no es necesario— ya está instalado en los principales aeropuertos militares españoles, como en Albacete o Getafe. En caso de que un avión de caza alerte de un problema en sus frenos, este cable se elevaría del suelo unos 25 centímetros a fin de que su gancho pudiera agarrarse a él y, así, detener el vuelo una vez tome tierra el aparato. «Se aprovechan estos sistemas para que no afecten a la navegación de otros aviones», añade el responsable de la Academia Básica del Aire.

La actividad de los F-18 y los Eurofigthers en el Aeródromo Militar de León está recuperándose poco a poco, tras meses de parón como consecuencia, entre otras cuestiones, de la pandemia. En las últimas semanas, además del ejercicio Lone Paratrooper que realizaron en León las unidades paracaidistas de élite de la Armada y el Ejército de Tierra, además de integrantes de los GEO de la Policía Nacional, la pista ha vuelto a recibir a los cazas del Ejército del Aire con la llegada de cuatro F-18 y dos Eurofigther desde sus diferentes bases de operaciones. «Estos aparatos están capacitados para aterrizar en cualquier base y, por este motivo, todas las bases tenemos que estar preparadas para ello», señala Ballesta Miñarro, quien valora la llegada de estos aparatos a las instalaciones leonesas como algo positivo para ambas partes. Por un lado, los aviones ponen a prueba sus capacidades —que además llegan a León en misiones de protección del espacio aéreo nacional— y el personal de la base y los alumnos que estudian para convertirse en sargentos lo aprovechan para su formación o para su entrenamiento.

Aún no hay fecha concreta para la instalación de este nuevo sistema de frenado que mejorará la capacidad operativa del Aeródromo Militar de León, aunque el coronel director de la Academia Básica del Aire confirma que ya está aprobado y que su instalación será a medio plazo.

El aeropuerto tendrá un nuevo sistema de frenado en pista para aviones de guerra