martes 19/1/21
Educación

Los alumnos de los centros concertados gastan el doble que los de la red pública

Un estudio del INE eleva la factura de las familias con hijos en colegios con concierto a los 1.252 euros por curso
El uniforme escolar y el transporte, entre los elementos que más encarecen el gasto de las familias en los concertados. MARCIANO PÉREZ
El uniforme escolar y el transporte, entre los elementos que más encarecen el gasto de las familias en los concertados. MARCIANO PÉREZ

Estudiar en colegios concertados implica doblar la factura para las familias, según la última la Encuesta sobre el Gasto de los Hogares en Educación del Instituto Nacional de Estadística. El informe eleva a 1.252 euros el desembolso que deben hacer los padres por cada hijo en un centro de la red concertada, mientras que en el caso de los estudiantes de los colegios públicos, el gasto baja a 646 euros.

En la provincia de León, de los casi 59.500 alumnos de las enseñanzas no universitarias, 16.0000 estudian en colegios concertados. Entre las conclusiones del INE, que hace referencia al curso pasado, los hogares españoles gastaron en educación 19.811 millones de euros, con una media por estudiante de 1.771 euros por alumno, incluyendo aquí desde los estudiantes de las etapas obligatorias a la universidad.

«La educación es un derecho fundamental de las personas a lo largo de toda su vida y, por lo menos, en las etapas que son obligatorias, la educación debería ser gratuita de verdad», precisa desde la Junta de Personal Docente Javier Fernández, quien señala que una educación a coste cero para las familias «daría facilidades de acceso a todos».

Cuestión económica

«Es un gasto que asumen las familias que quieren ir al concertado, hay muchas plazas vacías en la pública»

Tanto el representante de los docentes de los colegios públicos como el presidente de los padres de Felampa, Arsenio Martínez, ponen el foco de la diferencia en los gastos en las «pseudocuotas voluntarias» que se abonan en los concertados. Sin embargo, desde esta red, el portavoz de Escuelas Católicas en León, Ricardo González, y el representante del sindicato FSIE de profesores, José Francisco Bernardos, defienden que se trata de «una donación, que también se podría hacer a los colegios públicos de igual forma que a fundaciones, porque la enseñanza obligatoria es gratuita». Ellos inciden en que en los colegios públicos tanto el comedor como el transporte escolar son servicios que están subvencionados, por lo que consideran «una discriminación la política de la Consejería de Educación que por normativa sólo da ayudas a los centros de la red pública».

El uniforme es otro de los gastos a mayores en los colegios concertados, donde en la mayoría de los casos los alumnos tienen que ir vestidos igual. «El coste en uniforme será equivalente al de la ropa que tienen que gastar en los centros públicos, por lo que debería considerarse vestido», precisa Bernardos. Sin embargo, desde la Junta de Personal Docente tampoco verían descabellado el uso de uniformes en los colegios públicos «ya que la uniformidad evitaría visibilizar diferencias sociales».

«Es un gasto que asumen las familias que quieren ir a un colegio concertado, porque ahora hay muchos colegios públicos que están infravalorados en la ciudad de León y que podrían acoger a estos alumnos», precisan desde Felampa, a lo que Javier Fernández añade: «El tema económico es un medio para seleccionar al alumnado, si hubiera gratuidad total no habría segregación, la calidad educativa es independiente del precio».

«Habría que valorar el coste real de un puesto educativo y entonces sería igual en un colegio público que en uno concertado», señala José Francisco Bernardos, quien concreta que los docentes de las pública «son más caros, porque los que trabajan en la concertada cobran entre un 20% y un 30% menos».

Los alumnos de los centros concertados gastan el doble que los de la red pública