sábado 26/9/20
Educación y empleo

Casi la mitad de los estudiantes escogen trabajos que desaparecerán en diez años

Los jóvenes aún «sueñan» con empleos difíciles de automatizar, que son a los que tiende el futuro mercado laboral
Un alumno, haciendo sus deberes en casa, en imagen de archivo. NACHO GALLEGO
Un alumno, haciendo sus deberes en casa, en imagen de archivo. NACHO GALLEGO

Ahora tienen 15 años y dentro de diez, o un poco más, se incorporarán al mercado laboral o despegarán en sus carreras. Sin embargo, su trabajo soñado, en el que les gustaría desarrollar su vida profesional cuando den este salto «corren el riesgo de ser automatizados», desaparecer tal y como se plantean actualmente o cómo fueron concebidos en el siglo XX. Ésta es una de las conclusiones lanzadas ayer en el Foro Económico Mundial celebrado en Davos, donde se presentó el informe Pisa Trabajos de ensueño: las aspiraciones profesionales de los adolescentes y el futuro del trabajo que refleja que el 40% de los jóvenes españoles y leoneses sigue apostando por las ocupaciones tradicionales —como médicos, maestros, veterinarios, gerentes de negocio, ingenieros y policías— de la misma forma que ocurría hace veinte años, sin tener en cuenta los cambios actuales que han impreso al mercado laboral las redes sociales, la aceleración de las tecnologías o la inteligencia artificial.

«Los trabajos del futuro están basados en las tecnologías asociadas a la digitalización de la industria, como las TIC, la informática, la inteligencia artificial, la ingeniería de datos (estadística), la automatización y la robótica», explica el director de la Escuela de Ingenierías de la Universidad de León, Joaquín Barreiro, quien precisa que se van a demandar «perfiles nuevos o los actuales más potenciados». «Los ingenieros juegan con una clara ventaja. Por eso no se entiende que estos grados hayan perdido un 30% de matrícula en la última década», explica Barreiro, en relación a que muchos estudiantes descartan esta opción «porque son estudios más duros que los demás, en los que ha bajado el sueldo y han perdido reconocimiento social, con lo que para ellos el esfuerzo no compensa».

Los más demandados
El esfuerzo que requiere estudiar una ingeniería «no compensa» a los jóvenes que hoy cursan la ESO

Las ciencias de la salud, las ingenierías más actuales —frente a las clásicas como la mecánica, la electrónica o de caminos— son las profesiones con más futuro, en oposición a las Ciencias Sociales o Jurídicas, que se encuentran entre aquellas con más posibilidades de desaparecer y tal y como se conocen actualmente, junto con los trabajos de cara al público: teleoperadores, agentes de seguro, la banca, la mecánica o los agentes de viajes y bolsa.

Barreiro también destaca el potencial de la FP, «que tiene ciclos muy buenos y con muchos medios. Ciclos innovadores y bien planteados entre los que las empresas buscan sus trabajadores, aunque tampoco encuentran los perfiles que demandan». Por este motivo, el director de Industriales apunta a la necesidad «de invertir en FP y aumentar su oferta de plazas, porque es lo que demanda el mercado laboral».

DESARROLLADORES DE SOFTWARE

La fundadora de León Start-up y experta en innovación, Noemí Barrientos, puntualiza a este respecto todas las posibilidades que ofrece la FP Dual, «porque las empresas cada vez reclaman profesionales con experiencia». Eso sí, Barrientos incide en que a pesar de que los trabajos se automaticen «serán necesarios expertos, porque las nuevas tecnologías no sustituirán estos perfiles, los transformarán». Actualmente, tal y como concreta la experta en innovación, los perfiles mejor valorados en el mercado son los desarrolladores de software, que cobran una media de entre 95.000 y 130.000 euros anuales o los ingenieros sociales y los growth hacker —en el que se unifican la programación y las técnicas de márketing— cuyos sueldos rondan los 50.000 euros. «Todo estará muy vinculado a las TIC y los oficios actuales incorporarán nomeclaturas para añadir su valor tecnológico», así Barrientos explica cómo el mecánico actual se ha transformado en el diseñador de impresión 3D.

Diferencias
A las niñas les gustaría ser médicas, abogadas, empresarias y los niños apuestan por empresariales

ORIGEN SOCIAL Y GÉNERO

En relación a las respuestas de los alumnos que participaron en Pisa, el 38% de los trabajos citados por las chicas corre el riesgo de ser ocupado por un robot, y sube al 41% en los hombres. Las diez expectativas principales para los jóvenes de los 41 países participantes en el informe son muy distintos entre chicos y chicas, y se encuentran muy concentrados en una decena de carreras: el 53% de ellas y el 47% de ellos eligen los mismos empleos. En 2018, a las niñas les gustaría ser médicos, maestras, empresarias, abogadas, enfermeras, psicólogas, diseñadoras, veterinarias, periodistas, policías y arquitectas. También en orden de preferencia, los niños quisieran ser ingenieros, empresarios, médicos, programadores, deportistas, maestros, policías, mecánicos, abogados y arquitectos.

Las carreras elegidas varían «según el contexto social y el género». Uno de los aspectos que podría ayudar a mejorar las áreas de trabajo sería la educación universitaria, que les permitiría especializarse y mantenerse activos en cuanto a los métodos de actualización de conocimiento, lo que además ayudaría a que «los jóvenes de entornos desfavorecidos progresen a la universidad». El acceso a esta información en España está por encima del promedio de la muestra, con más del 30% para los estudiantes con menos recursos.

Casi la mitad de los estudiantes escogen trabajos que desaparecerán en diez años