martes 24/5/22
                      Los administradores reclaman que se baje el IVA del gas al 10%. JESÚS F. SALVADORES / ARCHIVO
Los administradores reclaman que se baje el IVA del gas al 10%. JESÚS F. SALVADORES / ARCHIVO

Las comunidades de vecinos ya están empezando a sufrir las consecuencias del alto precio de los combustibles, sobre todo del gas. El presidente del Colegio Profesional de Administradores de Fincas de León, Jesús Luque Borge, señala que la morosidad entre los vecinos ha aumentado ya un 10% porque muchos no pueden hacer frente a los gastos en el marco de «un invierno muy duro». De hecho, los administradores de fincas ya solicitaron al Gobierno antes de Navidad que apoyara a las comunidades de vecinos como se ha hecho con los consumidores industriales de gas que han podido cambiar de tarifa o suspender contratos.

«Hasta ahora la morosidad estaba muy controlada, se había reducido, pero ya se ha disparado un 10%», precisa Luque Borge, quien añade que el mayor problema llega con el suministro de gas, que emplean más del 70% de las calderas colectivas. Por este motivo, solicita al Gobierno central que reduzca el IVA del gas al 10%, de igual forma que se ha hecho en el recibo eléctrico. «La gente tiene el dinero que tiene y si a esto le sumamos la inflación y el hecho de que los ahorros empiezan a terminarse... la situación empieza a ser delicada», concreta. Los ascensores, garajes, calderas o la iluminación de zonas comunes se llevan gran parte del coste energético de los edificios.

Zonas comunes

El elevado precio del gas, que emplean el 70% de las calderas colectivas, es el que más problemas genera

El presidente del Colegio Profesional de Administradores de Fincas de León incide en que «la cosa empieza a estar complicada» y recuerda que hay vecinos «que no encienden la calefacción porque no pueden pagarla». El precio de la factura de la luz ha subido cerca del 10% y el del gas un 60% respecto al invierno pasado. El carbón, que aún calienta a 347 edificios leoneses, también se ha disparado pasando de los 180 euros por tonelada a las 240 actuales, a lo que se añade que ahora ya está empezando a subir también el coste del gasóleo. «Habrá que tomar medidas, porque ahora son vecinos puntuales pero de su situación depende que se pueda cortar el suministro, la situación es complicada», añade Jesús Luque Borge.

A nivel nacional, los administradores de fincas también le recordaron al Gobierno antes de las fiestas navideñas que el alto precio de los combustibles obligará a establecer «derramas extraordinarias» para hacer frente al incremento de precios.

Más desembolsos

Los administradores de fincas alertan de que van a tener que reclamar, además, derramas extraordinarias

El presidente de los Administradores de Fincas de León señala que los vecinos, a título individual, no han notado tanto los efectos de la subida de los precios como en el caso de las calderas colectivas, «cuyo precio está regulado por el mercado libre y es tres veces más caro que en el mes de mayo».

Los administradores de fincas también consideran «esencial» que las comunidades de propietarios soliciten los fondos Next Generation a fin de impulsar la rehabilitación de los inmuebles para hacerlos más sostenibles, lo que permitirá, además de reducir las facturas, conseguir reducir el impacto ambiental de las ciudades. Entre las medidas que se pueden llevar a cabo en las fincas están la instalación de paneles fotovoltáicos, aislamiento de fachadas y ventanas o mejorar las instalaciones eléctricas para tener una gestión y un control de la energía más eficiente.

Reuniones pendientes

El presidente del Colegio Profesional de Administradores de Fincas de León, Jesús Luque Borge, remarca que está previsto que en el mes de febrero se «normalice» la situación de las reuniones de las comunidades de vecinos, que aún continúan bloqueadas por el coronavirus. A pesar de que ya se pueden hacer, ahora son los vecinos los que «tienen miedo» a los contagios, ante el alto número de casos de la sexta ola. Desde que comenzase la pandemia y a fin de evitar la propagación del virus, se prohibieron las reuniones de vecinos en los portales, lo que, entre otras cuestiones, bloqueó sólo en León más de 800 millones de euros para diferentes acciones.

Crecen los vecinos morosos por el alto precio de los combustibles