miércoles 20.11.2019
TRIBUNALES

Denuncian por sustracción de menores a un guardia civil que se llevó a su hija

La jueza deniega la orden de protección para la madre porque la policía no aprecia riesgo
Denuncian por sustracción de menores a un guardia civil que se llevó a su hija

miguel ángel zamora | león

El juzgado de Instrucción número 5 de los de León tramita una denuncia por sustracción de menores contra un guardia civil de León residente en una localidad de la provincia de Burgos, que según la versión de la madre de la niña, arrebató la pequeña a sus abuelos por la fuerza en una vivienda de una populosa barriada de la capital leonesa el pasado martes sin que hasta hoy, cinco días después de los hechos, se supiera nada de su paradero.

El matrimonio se encuentra en trámites de divorcio después de que el guardia sorprendiese a su esposa utilizando aplicaciones de internet para relacionarse con otras personas, circunstancia que motivó que el marido decidiese romper a su mujer los dispositivos electrónicos. La madre de la pequeña comunicó a su cónyuge por burofax su decisión de abandonar el domicilio, circunstancia que negó el guardia, que alega que no había tenido conocimiento de ello.

A resultas del miedo que según ella le provocaba la situación, la madre solicitó la presencia de sus padres en la localidad burgalesa y volvió con ellos y con la niña a León, para proceder a continuación a interponer una denuncia por malos tratos, agresiones y amenazas de muerte.

Por consejo de su letrado, el guardia civil respondió «con la misma maniobra» según la versión del denunciado por los hechos y acompañado de su hermano y de su padre, se presentó en León y volvió a llevarse a la niña a la localidad burgalesa. Según consta en el atestado policial, cuando los agentes se personaron en el lugar de los hechos, el hermano del guardia civil denunciado aún estaba presente y se dirigió a los agentes en actitud desafiante y grabando la intervención policial con un teléfono móvil.

DETENCIÓN

Pese a que los hechos se produjeron el martes por la tarde, el guardia civil no fue detenido hasta la noche del miércoles, si bien según su abogado defensor, no fue necesario que se practicara el arresto puesto que su cliente se presentó de forma voluntaria en la Comisaría de la Policía Nacional de León, donde pasó la noche antes de prestar declaración en el juzgado de Instrucción número 4 en la mañana del jueves.

El Ministerio Fiscal y la abogada de la madre solicitaron una orden de protección en favor de la víctima, que fue denegada por la instructora, alegando que la denuncia fue presentada mucho después de los supuestos hechos «ocurridos hace años», que la valoración de riesgo es «no apreciada» según el informe policial, que no hay testigos de los malos tratos a pesar de que el matrimonio residía en un cuartel de la Guardia Civil «donde podría haberlo denunciado desde el minuto uno, nada más bajar de su casa o en el juzgado de guardia que está pared con pared con la dependencias de la Guardia Civil, si tanto miedo tenía» y que la pareja vive en la actualidad en localizaciones separadas, cuestión que minimiza el riesgo.

El letrado matrimonialista Jaime Sanz, representante del guardia civil en este asunto, declaró el viernes a este periódico que su cliente fue a por la niña «una vez que tuvo conocimiento vía burofax, que su mujer se había ido de casa con la niña, e hizo lo mismo que hizo la madre cuatro días antes, llevarse la niña consigo».

El abogado manifiesta que comunicó durante la vista el paradero de la niña «la cual estaba en León» y el viernes anuncióque enviaría un burofax «indicando la dirección y población donde se encuentra la pequeña». El documento no ha sido recibido por la madre, que no consiguió hasta ayer establecer el contacto telefónico con la pequeña.

Desde el punto de vista del representante legal del guardia civil «hasta que no haya auto de medidas provisionales, la niña puede estar con el padre o con la madre, pero no hay ni obligaciones, ni derechos», explicó el letrado, que recalcó que quiere «que la situación se normalice cuanto antes, y que llegue a establecerse un procedimiento de guarda y custodia compartida, por el interés de la menor».

Denuncian por sustracción de menores a un guardia civil que se llevó a su hija