viernes 27/5/22
Economía

Desbandada de la banca en León: un centenar de sucursales menos durante la pandemia

La provincia pierde una de cada tres oficinas en dos años, y una veintena de ellas sólo en tres meses, y espera nuevos cierres
                      León es una de las provincias del país donde más sucursales bancarias se han cerrado en los últimos años. FERNANDO OTERO
León es una de las provincias del país donde más sucursales bancarias se han cerrado en los últimos años. FERNANDO OTERO

La desbandada de la banca física en la provincia se acelera. Dos años de pandemia han servido para avanzar en la digitalización del servicio y acelerar la desbancarización presencial, hasta el punto de que a finales del año pasado sólo quedaban en León 238 sucursales. Casi un centenar menos que dos años antes, y menos de la mitad de las que había en 2007.

Pero el proceso además se intensifica: sólo en el último trimestre del año pasado los leoneses vieron cómo se cerraban casi una veintena de oficinas. El comienzo del nuevo ejercicio no ha sido más esperanzador: los procesos de reconversión bancaria se intensifican, especialmente entre aquellas entidades con mayor presencia en la provincia, y anuncian un nuevo y acelerado adelgazamiento de la presencia física de oficinas. Y, con ellas, de una drástica pérdida de empleo.

A la cabeza en cierres

León es la séptima provincia del país con mayor número de cierres de sucursales bancarias

Según los dato del Banco de España en diciembre de 2019, justo antes de la llegada del covid pero ya con varios ejercicios de ajuste a sus espaldas, el sector financiero en la provincia contaba con 333 oficinas. A finales del año pasado, 24 meses después, el número de sucursales supervivientes era de 238. Y una cuestión más preocupante: sólo en el último trimestre de 2021 desaparecieron en León 19 oficinas bancarias.

En 2007, justo antes del inicio de la anterior crisis económica, que desató también la reestructuración del sistema financiero, la provincia contaba con 547 sucursales de las distintas entidades repartidas tanto por las ciudades (y con presencia en todos sus barrios) como por las zonas rurales. 309 de ellas eran ya historia a finales del año pasado, y otras muchas lo serán en breve debido a los drásticos ajustes que sigue aplicando el sector financiero.

Territorio castigado

Seis de las nueve provincias de Castilla y León están por encima de la media de cierres

El proceso de reconversión bancaria, la apuesta por las gestiones digitales y el ajuste para cumplir los criterios de rentabilidad exigidos en un largo entorno de tipos de interés en negativo y mayores exigencias de eficiencia a las entidades no ha desmantelado sin embargo la red bancaria física de manera homogénea en todo el territorio nacional. De hecho Castilla y León sufre con especial virulencia este abandono en busca de la rentabilidad. León es la séptima provincia del país que mayor número de oficinas bancarias ha perdido en los últimos cinco años (165 menos, una reducción de casi el 41% de su sistema presencial), pero resulta especialmente llamativo que Zamora, Salamanca y Palencia estén por delante en esta pérdida de presencia financiera.

Si se toma como referencia el porcentaje medio nacional de reducción de sucursales, Valladolid y Burgos también superan esas cifras. Así que seis de las nueve provincias de la Comunidad sufren una fuga de servicios bancarios muy superior a la del conjunto del país.

Desbandada de la banca en León: un centenar de sucursales menos durante la pandemia
Comentarios