miércoles. 22.03.2023

Los empresarios revientan la escenificación del alcalde de León para justificar el viaje gratis con su mujer a Catar

- Seis horas después de la rueda de prensa, la Fele, el CEL y la Cámara de Comercio rechazan "cualquier consideración partidista del compromiso con esta iniciativa, que es ajena a cualquier polémica política" y que vaya más allá de lo comercial

- Dos meses después de la visita y tres días más tarde de que estallara la polémica, Diez se descuelga con el anuncio de un encuentro en la embajada al que irán empresarios, la Universidad y la Cultural

- El regidor justifica que no informara en su agenda pública a "un despiste" y se escuda en que fue con su esposa "porque la invitaron" a ella

undefined
Diez estuvo arropado por los presidentes del CEL y la Fele, el rector, el máximo dirigente de la Cámara de Comercio y la consejera ejecutiva y el director general de la Cultural. FERNANDO OTERO

Tres días después de que saltara la polémica por el viaje al Mundial junto a su mujer que le pagó Catar, José Antonio Diez se rodeó este viernes de los representantes empresariales, la Universidad y la Cultural y Deportiva Leonesa para justificarse. Casi dos meses después de la expedición, en los que se había mantenido en silencio pese a las preguntas de la oposición, el regidor del PSOE se despachó ahora con el anuncio de que el próximo jueves, 9 de febrero, habrá una reunión en la embajada catarí en Madrid para "recuperar la misión comercial" que se prometió en 2019. Todo se escenificó con mimo para vender la coartada del apoyo a su expedición.

Pero seis horas después, a la vista de la utilización de su imagen en el acto, los empresarios reventaron el teatrillo con un comunicado en el que "rechazan cualquier consideración partidista de su compromiso con esta iniciativa, que es ajena a cualquier polémica política fuera de este contexto y que no tiene otro objetivo que no sea el establecer relaciones comerciales con Catar". En un comunicado emitido a los medios, la Federación Leonesa de Empresarios (Fele), el Círculo Empresarial Leonés (CEL) y la Cámara de Comercio quisieron "dejar patente el respaldo de cuantas iniciativas supongan una oportunidad empresarial y comercial tanto para la ciudad de León como para toda la provincia", pero sin que su presencia le diese a Diez el barniz de legitimidad que buscaba para acallar la polémica.

El comunicado desmontó el esfuerzo publicitario del gabinete de Diez. Al alcalde, después de que no hubiera habido información alguna sobre la misión en estos dos meses desde que volvió del viaje, le duró apenas seis horas el impacto que había logrado con el gancho de invitarles a la convocatoria para anunciar que formarán parte de la delegación comercial que el próximo jueves irá a la embajada catarí en Madrid. «No sé si alguien de los presentes quiere hacer algún comentario», señaló después de haber hecho la exposición para que formaran parte de su coartada. Hablaron todos, sin que ninguno le hiciera referencia expresa, pero el regidor del PSOE ya tenía la imagen que buscaba para colar el mensaje de que el viaje con su mujer al Mundial, pagado por Catar y ocultado de su agenda política, estaba justificado por la misión comercial. Pero los empresarios no habían sabido nada hasta que les llamaron el jueves por la mañana para que fueran a la rueda de prensa.

En ese foro se encontraron con la mesa larga en la que el equipo de Diez colocó de manera estratégica tres sillas a cada lado del alcalde. Arropado y, sin que ninguno de los participantes aprovechara entonces su turno de palabra para desvincularse de la utilización, asintieron a la explicación sobre que esta es una "misión importante para los sectores económicos, educativos y para toda la ciudad", como subrayó Diez, tras insistir en que fue allí con su mujer durante el Mundial "de trabajo" y "de carácter diplomático".

Concentrado en cumplir con el papel, Diez no quiso entrar en las acusaciones de cohecho que le lanzó el jueves el portavoz del grupo parlamentario del PP en las Cortes". Frente a la actuación delictiva apuntada por el procurador popular, quien describió que se trata del caso de un "dirigente político que acepta un regalo, prebendas, por parte de alguien que tiene un interés económico evidente en la ciudad de León", el regidor se enrocó en que "aquel que entienda que hay un delito donde tiene que ir es donde tiene que ir". "No tengo más que decir", zanjó.

No se extendió mucho tampoco para aclarar por qué, en contra de su compromiso electoral de publicitar toda su agenda, no aparece ninguna referencia en la web del Ayuntamiento desde el 3 hasta el 7 de diciembre, cuando se produjo el viaje, en coincidencia con el partido de España contra Marruecos. "Igual por un despiste de agenda porque no soy yo quien lleva mi agenda", se excusó, sin referencia alguna a que, en 2019, lo anunció antes de ir, envió notas de prensa y fotos durante y convocó a la prensa apenas llegar. "El viaje era suficientemente conocido por todo el mundo. La Cultural lo conocía en su máxima expresión porque me había encomendado varias tareas", insistió.

Entre las diferencias con el viaje de octubre de 2019, cuando le acompañó uno de sus tenientes de alcalde y concejal de Deportes, Vicente Canuria, el alcalde de León se trastabilló para contestar a la pregunta, también lanzada por el dirigente del PP, de por qué había llevado en esta ocasión a su esposa si era un viaje de trabajo. "No sé. Porque vino mi mujer, porque invitaron a mi mujer. No sé, no me diga. El señor De la Hoz bastante tienen para él, bastantes explicaciones tiene que dar", concedió, visiblemente nervioso.

Ante el interrogante de si entiende que está justificado que como alcalde le pague un viaje acompañado de su mujer una empresa, Diez defendió que "como alcalde" tienen que "ir y acudir, invitado o no, a cualquier lugar" que se le demande "siempre y cuando detrás pueda haber un resultado beneficioso para León, para las empresas de León y para todos los leoneses". "Yo sé que esto a muchos les chirría, no es habitual, y a muchos incluso les duele que haya alguien que quiere invertir en León, estar en León. Quizá por eso León está así, por las políticas de esas gentes", se zafó el regidor del PSOE, rodeado por los presidentes de la Federación Leonesa de Empresarios (Fele), el Círculo Empresarial Leonés (CEL), la Cámara de Comercio e Industria, el rector de la Universidad y la consejera ejecutiva y el director general de la Cultural, Natichu Alvarado v Felipe Llamazares, quien precisamente fue quien desveló el martes que Catar fue quien pagó el viaje de Diez y su esposa.

Tras una rueda de intervenciones en la que cada uno de ellos alabó las posibilidades de Catar, la estrategia de escenificación del alcalde pasó por intentar centrar el discurso en "las consecuencias" del viaje que hasta ahora había mantenido ocultas. Con la polémica encima, Diez quiso enfocar ahora el debate en que entre sus objetivos estaba, como le "demandó la propia Cultural, seguir fortaleciendo la relación de ciudad con Catar". "Hay que mostrar el agradecimiento por este regalo que Aspire hace a la ciudad de León. Es muy importante el mantenimiento de esta relación, una relación que no se ciñe sólo a lo deportivo, sino a lo empresarial y a que la ciudad tiene que mantener sus relaciones con un país que ha demostrado ser amigo de León", publicitó el miembro del PSOE, sin entrar en ninguna otra consideración sobre el país asiático, ni su sistema de derechos y libertades.

Diez se esforzó en subrayar que, a mayores de la misión comercial, "otro de los objetivos fue cerrar de alguna manera ese compromiso de hacer una donación y construir una instalación deportiva en la ciudad de León". El alcalde anunció que "a día de hoy ya ha habido un ingreso por parte del gobierno catarí, a través de Aspire, de 350.000 euros, para poder ejecutar ese equipamiento" y abundó en que, durante el viaje, les presentó "un proyecto mucho más ambicioso".

Ahora, desde Catar "están dispuestos a incrementar esa cantidad inicial, de una manera diferida en el tiempo, que permitirá tener una magnífica instalación deportiva, un campo de hierba artificial en el barrio de San Esteban para uso y disfrute de todos los leoneses", que necesita "no sólo poner una moqueta a un campo, sino qué obra civil, si se hacen vestuarios, si se ponen gradas o no...". "Podemos poner 100.000 euros euros más durante 2023 y, a lo largo de 2024, una aportación similar", dejó en el aire Diez.

Los empresarios revientan la escenificación del alcalde de León para justificar el...