sábado 24/7/21

Empresas y aficionados a la impresión 3D se suman en León a la Printer Party

Medio centenar de impresoras en tres dimensiones participan en una feria pionera.
Los primeros curiosos se acercaron ayer por la tarde a Espacio Vías para comprobar cómo funcionan las impresoras en 3D.

Un total de quince empresas, cuatro de ellas leonesas, y un nutrido grupo de aficionados tienen funcionando desde ayer y hasta el próximo domingo en Espacio Vías medio centenar de impresoras en tres dimensiones, capaces de realizar desde un sencillo diseño hasta un robot o un drone. La 3D Printer Party, una cita pionera en el sector, pretende consolidar a León como referente del desarrollo de la impresión en tres dimensiones, y nace con vocación de continuidad. Durante tres días profesionales y aficionados, con la participación de la comunidad Clone Wars, compartirán charlas, experiencias y sobre todo mostrarán a los leoneses lo que son capaces de hacer unos artilugios para los que la imaginación es el único límite. Con la particularidad de que muchos de ellos han sido creados, montados y replicados de una forma particular y doméstica.

El alcalde de León, Emilio Gutiérrez, junto con el concejal de Hacienda y Nuevas Tecnologías, Agustín Rajoy, inaguró ayer el encuentro. Gutiérrez recordó que el sector creció en ventas el año pasado más de un 49%, este año incrementará su negocio en un 75% y duplicará sus resultados a partir del próximo ejercicio. «Junto con el sector farmacéutico, León es un referente en avances tecnológicos. Aquí trabajan más de 3.000 ingenieros, tenemos formación y capital humano, hay que sacar la máxima rentabilidad de ello».

Por su parte Jesús María López de Uribe, organizador del evento junto a Juan Manuel Amuedo, coordinador de Clone Wars (que reúne a más de 3.000 aficionados) y José Ángel Castaño, de la empresa León 3D, explicaron la importancia de esta primera cita en la ciudad, que fue también una de las primeras en apostar por institutos y talleres, además de empresas, dedicadas a la impresión en tres dimensiones.

López de Uribe hizo hincapié en que personas de todo el país participan en este encuentro, para demostrar que «estas máquinas son increíbles, pueden hacer cualquier cosa, desde una maqueta hasta casi un corazón. Y muchas de las cosas puede hacerlas uno mismo».

Para lo que, indicó, no se requieren conocimientos especiales. «La impresión en 3D se inventó en 1989, y enconces las máquinas costaban millones de dólares. Fueron los profesores universitarios quienes comenzaron a compartir a través de las redes el conocimiento para construir estas impresoras, hace apenas seis años. Pero es un movimiento imparable, que crece constantemente».

Un abaratamiento que permite construirse una impresora de tres dimiensiones en casa con un kit de 350 euros, y que cuenta con una amplia red de aficionados que ayudan a llevarla a cabo.

Su grado de implantación es por supuesto importante a nivel científico, y se han creado incluso impresoras en tres dimensiones biológicas, que reproducen órganos; además de las de metal, cemento,... La Nasa enviará una al espacio en breve, para replicar las piezas de repueso que se necesiten.

Un universo en plena expansión que llega a todos los ámbitos, y está al alcance de muchos. Este fin de semana, de todos los curiosos que quieran acercarse hasta Espacio Vías.

Empresas y aficionados a la impresión 3D se suman en León a la Printer Party
Comentarios