domingo 20.10.2019
EL ESTADO DE LA SANIDAD

La huida de médicos de Atención Primaria se agrava por la falta de plaza fija para el 50%

La situación en el Bierzo es más complicada aún, con sólo uno de los 87 puestos cubiertos con personal facultativo estable
Los médicos de familia atienden a más de 3,7 millones de consultas anuales. JESÚS F. SALVADORES
Los médicos de familia atienden a más de 3,7 millones de consultas anuales. JESÚS F. SALVADORES

Las condiciones laborales de los médicos en León no ayudan a atraer o mantener a nuevos facultativos en la provincia. Según los datos facilitados por la Junta, en Atención Primaria uno de cada dos profesionales carece de plaza fija, lo que traducido a números significa que de los 340 médicos que trabajan en los ambulatorios, 168 poseen plaza en propiedad (49,4%), pero 172 (50,6%) son interinos o sustitutos. En el caso de los pediatras la interinidad alcanza al 34% (12 de los 35).


En el área del Bierzo la situación es mucho más complicada y muestra la dificultad para cubrir esas plazas, ya que solo uno de los 87 puestos de Atención Primaria está en manos de personal estable. Los interinos copan 81 plazas y los eventuales otras cinco.

 

La situación en Atención Primaria se ha deteriorado con los drásticos recortes que ha sufrido en los últimos años, lo que incrementó la sobrecarga laboral por «unas plantillas insuficientes, la dificultad para cubrir las ausencias, un elevado nivel de precariedad contractual y laboral y una pérdida de posibilidades de resolución de problemas de salud, lo que provocó más demoras en las citas para los pacientes y la consiguiente saturación de los servicios de urgencias de primaria y hospitalarias», opinan los sindicatos.

 

Si a las dificultades que todo ello supone para los facultativos «se le suman las bajas retribuciones que perciben, es fácil entender la huida de médicos de familia y pediatras, que buscan mejores condiciones en la sanidad privada o fuera de la provincia», entiende Csif.

 

A su vez, las plataformas sindicales creen que el envejecimiento de la población y el aumento de las jubilaciones de los médicos «harán aún más inviable la sostenibilidad de este sistema asistencial» que descansa sobre los hombros de los profesionales, que atienden más de 3,7 millones de consultas anuales y 371.000 urgencias en León. El 34% de la plantilla de AP se jubila en cinco años, con poca expectativa de recambio por falta de médicos de familia formados. En la actualidad, de 30 a 39 años de edad solo trabajan en los consultorios médicos leoneses cuatro médicos y 21 facultativas.

 

El nivel de «precariedad contractual es muy importante», insiste un informe del Colegio de Médicos, con una temporalidad elevada (en torno al 50% en la sanidad pública y al 30% en la privada), con una cifra significativa de facultativos firmando más de cuatro contratos al año, y hasta ocho en el caso de los desempleados. Esa rotación «perjudica gravemente a los profesionales y afecta a los ciudadanos al romper la longitudinalidad de la atención, un elemento especialmente importante en el caso de la AP», señala el informe.

 

Como resultado, los médicos de AP pueden dedicar menos de 10 minutos por paciente en el 84,6% de los casos y un 2,2%, menos de 3 minutos. Además de sufrir los problemas generales de la profesión, como la conciliación, agresiones o precariedad laboral, los médicos de Atención Primaria soportan una importante sobrecarga laboral derivada del elevado número de los cupos poblacionales. Frente a los 35 pacientes al día, en determinadas fechas la carga asistencial de hasta 75 usuarios en Eras o 87 en Armunia puedan ser «técnicamente y humanamente inasumibles», indican. Por ello, los sindicatos piden mejorar las condiciones de contratación, para que resulten atractivas y se atraiga a médicos de familia evitando los problemas actuales de falta de cobertura de vacantes en determinadas zonas y horarios y recambio ante las futuras jubilaciones.

La huida de médicos de Atención Primaria se agrava por la falta de plaza fija para el 50%