miércoles 22/9/21

El Inta refuerza sus planes en Cuadros con un ingeniero

El centro de investigación fija plantilla para trabajar con el hidrógeno

El centro de ensayos del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (Inta) tiene, en lo que fue el antiguo polvorín del Ejército en Cuadros, una de sus bases más punteras, el Centro de Ensayos Ambientales Especiales. Un centro que se prepara para trabajar con el hidrógeno a fin de usar este nuevo combustible como alimento para la aviación. Hasta ahora, el Inta desplazaba a León a su personal de Madrid para trabajar en aquellos proyectos que exigen máxima seguridad, pero a partir de esta semana contará con un ingeniero estable para que pueda dar asistencia técnica a la actividad diaria que se realiza en estas pioneras instalaciones. Como personal estable, tres militares del Ejército del Aire se encargan de todo lo que acontece en las instalaciones de León, todos ellos con perfil de artificieros desactivadores de explosivos, esenciales ante cualquier explosión que se produzca durante los ensayos.

Este organismo público de investigación, dependiente del Ministerio de Defensa, apuesta así, con la nueva incorporación de un ingeniero para las cuestiones técnicas que llegará la próxima semana, por consolidar la plantilla, ya que a pesar de la actividad que se desarrolla en las instalaciones los ingenieros se desplazaban casi semanalmente a León para realizar los simulacros. Ahora, tal y como publicó el Boletín Oficial del Estado la semana pasada, la sede leonesa del Inta contará con un ingeniero estable que sentará las bases para todos los proyectos que se desarrollarán en el nuevo curso vinculados al hidrógeno.

Consolidar la sede leonesa del Inta pasa por el desarrollo de sistema de hidrógeno para la aviación. El gas se ha convertido en un elemento clave en la apuesta por la descarbonización y el uso de energías alternativas. Está previsto que una vez pase el verano, comiencen los primeros ensayos, aunque ya ha comenzado la preparación de las instalaciones con la colocación de los tanques que almacenarán el gas. Los ensayos que se llevarán a cabo a través del Inta sólo tienen cabida en su sede leonesa, ya que los búnkeres —los antiguos polvorines donde el Ejército almacenaba explosivos— se han transformado y adaptado para realizar todo tipo de pruebas cumpliendo al máximo las exigencias de seguridad. Además del propio búnker, el centro de control se encuentra a más de un kilómetro y medio de ellos y todo el proceso está monitorizado.

El Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial trabaja en Cuadros con proyectos clasificados, tanto para el sector civil como el militar, además de dedicarse a la investigación o a la certificación de desarrollos. En el campo de la lucha antiterrorista, fue precisamente en León donde se llevó a cabo una investigación clave con el explosivo que fue denominado ‘la madre de Satán’ y que emplearon los yihadistas en los atentados de Barcelona y Cambrils en 2017. Un centro puntero que se esconde, además, en un paraje singular a pocos kilómetros de la capital leonesa.

El Inta refuerza sus planes en Cuadros con un ingeniero