viernes. 02.12.2022
—Quizá menos conocida, también con implantación internacional, está Smarkia. ¿Cuál es la previsión para esta empresa?
—Es muy prometedora. Ahora se habla mucho del internet de las cosas, de disponer e interactuar con equipos. Smarkia es eso, una plataforma aplicada al sector energético que conecta equipos físicos. Uno de los principales frenos para la utilización de este tipo de tecnologías es el coste de los equipos y las redes inteligentes y las comunicaciones. Pero la tendencia actual es que todo esto sea cada vez más barato, así que la llegada de dispositivos que se conecten a internet va a ser masiva en los próximos años. Eso es perfecto para Smarkia, que se basa en dispositivos que envían información sobre consumo energético, estado de los edificios, e incluso a través de esa información interactúa con ellos. Actualmente nuestro mercado es el gran consumidor de energía, pero nuestra ambición es llegar mucho más allá. Estamos muy bien posicionados y ahora lo que falta es dar el salto a volúmenes mucho mayores, eso lo dará llegar a mercados donde el número de dispositivos sea masivo, y para eso es crítico el abaratamiento de los dispositivos y las comunicaciones; o el mercado residencial, a través de las compañías energéticas. Smarkia se creó pensando en el mercado internacional, comenzamos muy centrados en América Latina, luego en España y ahora también en Oriente Medio. En el futuro están Alemania, Inglaterra y Estados Unidos. Es una empresa poco conocida en León porque no estamos orientados al público en general.

"El internet de las cosas va a ser perfecto para el desarrollo del proyecto Smarkia"