sábado 04.07.2020
El crimen de Villavente

Interrogado un vecino que vio a la víctima con otro joven justo antes de los disparos

El testimonio permite deducir que la muerte de Dawry tuvo lugar dos días antes de que apareciera el cadáver
Inmediaciones del paraje en el que se encontró el cuerpo del joven asesinado. FERNANDO OTERO
Inmediaciones del paraje en el que se encontró el cuerpo del joven asesinado. FERNANDO OTERO

Un vecino de Villavente ha sido interrogado en el marco de la instrucción de la causa abierta por la muerte violenta del joven dominicano Dawry, tras aportar datos relevantes para la investigación. Según su testimonio, dos jóvenes de complexión fuerte uno y más delgado el otro, discutieron de forma un tanto acalorada en las inmediaciones del pueblo, la tarde del martes 25 de febrero en torno a las 18.30 horas. Posteriormente vio a uno de los jóvenes usar su móvil para realizar una llamada telefónica y a continuación sonaron dos disparos. No volvió a saber nada del asunto hasta que dos días después, el jueves 27 de febrero, se encontró en un paraje a la salida de la localidad el cadáver del fallecido.

La instrucción judicial de la muerte de Dawry sigue su curso con nuevos interrogatorios, de forma mayoritaria por la vía de la videoconferencia, en el marco de la normativa vigente estos días en los juzgados. La titular de Instrucción 2 y el Ministerio Fiscal están llevando a cabo una nutrida prueba testifical antes de levantar el secreto del sumario, que mantiene a las partes a la espera de conocer nuevos detalles.

El crimen del joven dominicano se produjo a finales del pasado mes de febrero. Una mezcla de rencillas personales y asuntos relacionados con las drogas llevó al fatal desenlace, que resolvió la Guardia Civil con la detención de siete personas y la identificación de otras cuatro por su presunta relación con el caso.

Descripción
Asegura que un muchacho fuerte hablaba por teléfono y el dominicano estaba al lado de él

La causa se instruye de momento como delito de homicidio. Hay once personas investigadas, ya sólo una en prisión después de que un joven leonés fuese puesto en libertad provisional tras permanecer en Villahierro dos semanas. Sólo está privado de movimientos el acusado como supuesto autor de los disparos, que en una segunda comparecencia judicial exoneró de toda responsabilidad al leonés y aseguro que no había tenido nada que ver con el crimen, respecto al cual ha ofrecido una serie de versiones diferentes que incurren en algunas contradicciones.

DOS COCHES

La novedad más relevante radica en el testimonio en sede judicial de un vecino de Villavente, que asegura que vio dos coches en el lugar de los hechos la tarde del martes 25 de febrero. Él paseaba por la zona y vio en aquel punto a dos jóvenes, que estaban junto a dos automóviles. Da detalles de uno de los coches, del que relata modelo y color, circunstancia que podría ratificar las tesis de la investigación. Dice el vecino que uno de ellos comenzó a hablar por teléfono y que cuando el paseante inició su camino, escuchó dos disparos. No supo nada hasta que la noche del jueves se encontraron los restos mortales de Dawry en el descampado.

La investigación inicial se movía en el supuesto de que el presunto autor de los hechos, el joven leonés y un tercer varón de origen dominicano habían urdido un presunto plan para acabar con la vida de la víctima.

La investigación tiene constancia de un importante tráfico de llamadas telefónicas entre ellos en las horas previas a lo sucedido. Considera la instructora que de esas pruebas se deduce que el acusado principal y la víctima estaban juntos en las horas previas a la muerte de Dawry.

Hay datos que revelan que posteriormente el principal investigado y la víctima se dirigieron en coche hasta el paraje donde se produjeron los hechos. Los implicados aseguran en sus declaraciones que las llamadas se realizaron para concretar ventas de pequeñas cantidades de droga.

Se consideró inicialmente implicado en los hechos a un cuarto joven de origen sudamericano, al que se atribuye haber prestado su vehículo al supuesto autor de los disparos para que se desplazase a Villavente, donde ocurrieron los hechos. Las bandas de rodadura de los neumáticos de su vehículo coincidían notablemente con las huellas halladas en la zona del crimen, pero después de escuchar su testimonio la jueza decidió mantenerlo en libertad con medidas.

Interrogado un vecino que vio a la víctima con otro joven justo antes de los disparos