lunes 17/5/21

VÍDEO | León da por perdida la carrera del sector de los drones que despega con fuerza en Galicia

El apoyo de la Xunta, con una inversión de 45 millones, ha logrado movilizar 164 millones e involucrar a 800 profesionales

En 2015 arrancó una batalla clara por conseguir el mejor posicionamiento en un sector emergente y con clara proyección de futuro. León contaba con unas bases sólidas para ponerse al frente y liderar una nueva era marcada por la tecnología y los vehículos pilotados remotamente: los drones. Han pasado siete años y en este tiempo, Galicia ha tomado la delantera y, gracias al apoyo específico de la Xunta en el aeródromo de Rozas, en Lugo, ya se ha conseguido generar un polo industrial que involucra a 800 profesionales altamente cualificados. Pero es más, gracias al respaldo de la administración autonómica gallega, con una inversión de 45,5 millones de euros, se ha logrado el apoyo de empresas privadas que en total han movido ya 164 millones de euros y generado 59 proyectos de I+D para vehículos aéreos no tripulados.

Mientras tanto, en el entorno leonés, la apuesta pública ha sido más que escasa, a pesar de contar con un respaldo como es la propia Universidad de León y su grado de Aeronáutica, donde se genera algo fundamental, proyectos y los perfiles profesionales necesarios para nutrir la base de un sector que parece haber volado lejos de León. Es más, desde el entorno universitario se continúa moviendo con fuerza el mundo de los drones, como el que desarrollan desde Auvsi (la mayor organización a nivel mundial de este sector con origen en Estados Unidos y que desde mayo de 2016 tiene su sede en León) o Drotium, donde trabajan para generar un nuevo modelo de movilidad, también vinculado a los vehículos no tripulados, aunque mucho más allá del sector aéreo.

Fue también en 2015 cuando se constituyó oficialmente el Grosa, el batallón de drones vinculados a la inteligencia militar, en la base Conde de Gazola, desde donde también opera el Gail, otra unidad que trabaja con RPAS. La fuerza militar continúa, pero la civil, parece que ya se ha escapado.

«León tiene las mismas buenas condiciones que Lugo, no sólo por el desarrollo tecnológico ligado a la Escuela de Ingenierías Industrial, Informática y Aeroespacial, que hay muy pocas en España, si no también por las condiciones de la provincia: muy extensa, con poca densidad de población y también con zonas montañosas para realizar cuestiones más complejas», explica desde Auvsi y Drotium Efrén Alonso, quien añade que León cuenta «con una gran variedad de escenarios para el mundo dron para aplicaciones civiles que se centran en la cota baja».

La Agencia de Seguridad Aérea cuenta en su registro con 239 drones leoneses. El 1 de enero entró en vigor la nueva normativa europea que obliga a los propietarios de drones a inscribirse en un registro para tener un control sobre las operaciones que se realizan. Una rama del sector que sí tiene, al menos, el respaldo de pequeños autónomos, ya que hace un año los operadores superaban el medio centenar mientras que los pilotos registrados eran 63 y las aeronaves profesionales 66.

Desde la Xunta remarcan que cuentan con «tres socios estratégicos», grandes empresas como Babcock, Boeing o Indra, esta última, además con una sede en León. Añaden también que «los profesionales y las empresas que participan en el Polo Aeroespacial de Galicia, identificaron 430 resultados entre soluciones tecnológicas, productos o procesos». Todo este proceso se basa en que desde la propia administración autonómica se dotó a las instalaciones de Rozas de un parque industrial y tecnológico y se desarrollaron iniciativas relacionadas con el talento y las vocaciones científico-tecnológicas «con el objetivo de contar con un verdadero ecosistema del sector».

«Galicia va a seguir adelante en esta apuesta por el desarrollo de la industria aeroespacial y, por esos, impulsa el Polo Aeroespcial de Galicia 2025. Uno de los grandes proyectos tractores que se recoge en su candidatura para optar a los fondos de recuperación de la UE y con el que pretende movilizar más de 500 millones de euros (entre inversión pública y privada) si el Gobierno lo incluye en su candidatura a los Next Generation». De este modo, Galicia apuesta por «convertirse en el epicentro» de la I+D+i del sector y posicionarse «como actor global en el sector aeroespacial». Una idea clara, con un motor muy definido e impulsado directamente desde la propia Xunta, que ha sabido ver un nicho y aprovechar su potencial.

VÍDEO | León da por perdida la carrera del sector de los drones que despega con fuerza...