domingo. 03.07.2022
Educación

León frena los dos últimos cursos la sangría «histórica» en la plantilla de docentes

La Junta planea crear 13 plazas, entre colegios e institutos, y los sindicatos consideran la propuesta «electoralista»
                      Un profesor en un aula con alumnos de Educación Primaria. ÁNGEL MEDINA
Un profesor en un aula con alumnos de Educación Primaria. ÁNGEL MEDINA

La plantilla de docentes en la provincia de León se ha librado durante los dos últimos cursos de los constantes recortes que sufría desde años, tanto en maestros como en profesores. Una situación que este año la Junta de Personal Docente aduce «a la convocatoria de elecciones» y después de que el año pasado plantaran a la Junta en las negociaciones.

Más allá de los recortes, que entre el 2016 y el 2018 rondaban el medio centenar cada año y en los dos años posteriores la veintena, la propuesta de la Junta el año pasado —y que se aplica este curso— fue la creación de un puesto bilingüe de maestro y cuatro profesores, mientras que este año, pendiente aún de la negociación con los sindicatos, la Consejería de Educación apuesta por crear 16 plazas. A pesar de la pérdida constante de alumnos por la escasa natalidad de la provincia, las características de León, con gran dispersión geográfica, exige una gran implicación educativa para atender las necesidades de todos los núcleos rurales.

Desde Csif remarcan también que el aumento de puestos se debe al reciente acuerdo firmado por cuatro organizaciones (Csif, Anpe, CC OO y Stele) para reducir las ratios en los centros educativos y mejorar las condiciones laborales de los docentes. Las nuevas plazas se crearán en los cras de Lorenzana y Villacedré, mientras que el colegio de Valderas contará con un docente más itinerante de compensatoria. En el caso de los institutos, seis serán los beneficiados. El Pablo Diez de Boñar y el Lancia contarán con un profesor más, El Fuentesnuevas, el Ordoño II de León y el San Andrés, sumarán dos y el centro de FP Ciudad de León, tres. Las dos plazas restantes propuestas por Educación tienen como destino el centro de profesorado, con dos docentes más de Servicios a la Comunidad.

Mayor impacto

Del 2016 a 2019 cada año se perdían en la provincia medio centenar de maestros y profesores

«En la propuesta de la Junta ya se han incluido la reducción de las ratios a 22 alumnos por curso en Infantil y Primaria y los nuevos criterios para la creación de grupos», señala desde Cisf, Javier Fernández, quien añade en que, a pesar de las mejoras, «el acuerdo no es todo lo que nos gustaría, pero las negociaciones con la Junta son muy duras». Recuerda que antes para que hubiese dos unidades en los centros rurales agrupados tenía que haber un mínimo de doce alumnos, y ahora el baremo va de tres a once y, a mayores, para poder desdoblar ahora sólo es necesario que los estudiantes sean de cuatro cursos diferentes, cuando antes sólo se flexibilizaba si había de siete niveles diferentes.

Fernández recuerda que, «otra cosa, es que la Junta cumpla con lo firmado, como las 35 horas, que aún no ha hecho nada». Otro de los aspectos que se ha mejorado es que los profesores de apoyo tendrán menos alumnos, «con lo que su atención mejorará». Así, los pedagogos terapéuticos pasarán de una ratio de doce a ocho, en el caso de los especialistas en Audición y Lenguaje de 25 a 15 y en Compensatoria, de los 25 alumnos a los 18 en el caso de que el centro educativo esté en el medio rural y a 21 si está en un entorno urbano.

Dos años de plantón

La negociación de las plantillas es, año tras año, uno de los puntos clave en los encuentros entre la administración educativa y los sindicatos. Este año, tras dos plantones de los representantes de los maestros y profesores, los sindicatos volverán a sentarse a negociar, tras conseguir avances como la mejora de las ratios. Pese a todo, desde la Junta de Personal Docente inciden en que los sindicatos «jugamos con la baraja marcada» ya que los criterios de negociación que propone Educación «no son negociados». Los docentes también reclaman que los maestros y profesores covid, los que la Administración educativa contrató para permitir los desdobles que exige la pandemia del coronavirus, se conviertan en estructurales, ante los constantes recortes que ha habido en las plantillas educativas desde el año 2012.

León frena los dos últimos cursos la sangría «histórica» en la plantilla de docentes