martes 24/5/22
PARO
Un operario trabaja en el desmontaje de un andamio .BIEL ALIÑO

León tiene hoy 2.300 parados más que hace tres meses, 2.600 personas activas más y 300 ocupados menos, según concluye la Encesta de Población Activa publicada hoy. En comparación con el pasado año, hay 1.200 leoneses menos en las listas del Ecyl, 10.500 activos más y 11.800 ocupados también más. En cuanto a la tasa de actividad, variable en la que León siempre sale mal parada, en esta ocasión ha mejorado levemente y León es hoy la cuarta provincia con menor tasa del país (51,98%). Llama especialmente la atención el bajón de Asturias, que ha pasado a ser la provincia con peor niveles de actividad en relación a su población en edad de trabajar (49,8%). Lugo y Orense son las otras dos provincias con menor tasa que León. El estallido de la guerra en Ucrania y la crisis energética y de precios son la causas de este tambaleo del mercado laboral.

Castilla y León perdió 1.800 ocupados entre enero y marzo, el 0,19 por ciento menos que el trimestre anterior, hasta los 986.800, en un trimestre en el que la comunidad anotó 9.100 parados más, el 8,03 por ciento de incremento que deja en 123.000 los desempleados. De acuerdo a los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el conjunto nacional el mercado laboral perdió 100.200 ocupados en el primer trimestre del año respecto al anterior, hasta situar el total en 20.084.700, mientras que el paro subió en 70.900 personas hasta los 3.174.700 desempleados en un periodo habitualmente malo para el empleo.


Con esos datos de la EPA, la tasa de paro se situó al final de primer trimestre del 2022 en el 11,08 por ciento en Castilla y León, por debajo del 13,65 por ciento nacional, y la de actividad en el 54,68 por ciento, frente al 58,50 de promedio autonómico.

El paro bajó en el primer trimestre, respecto al anterior, en cuatro comunidades, lideradas por Andalucía (–45.900) y Comunitat Valenciana (–37.900), y subió en el resto, con los mayores incrementos en Madrid (68.500 parados más), Illes Balears (23.100) y Canarias (15.500).

Provincia a provincia

Por provincias, el desempleo bajó en Segovia, con 900 parados menos, y en Burgos, con 200 menos, y subió en el resto, con 3.100 parados más en Zamora, 2.300 en Valladolid y León, 1.500 en Salamanca, 500 en Soria, 400 en Palencia y se mantuvo estable en Ávila. En dato relativo, el paro repuntó hasta un 46,27 por ciento en Zamora, con 16,13 en Soria y el 11,44 en Valladolid, y caídas del 11,84 en Segovia y el 1,14 en Burgos. En comparativa interanual, respecto al mismo trimestre del 2021, el paro bajó en todas salvo en Burgos y Zamora, con 400 y 100 parados más, y se mantuvo estable en Ávila.

Esos datos dejan una tasa de paro del 11,08 en la Comunidad, un 0,75 por ciento más que en el trimestre anterior, con tasas que oscilan entre el 15,35 por ciento de Ávila, el 12,8 de Zamora y el 12,79 por ciento de León y el 10,17 por ciento de Palencia, por encima de los dos dígitos, y el 8,07 de Soria, el 8,94 de Burgos, el 9,42 de Valladolid y el 9,94 de Burgos.

Castilla y León anotó el cuarto mayor incremento del conjunto autonómico respecto al trimestre anterior y en dato relativo, con ese 9,1 por ciento de parados más, sólo por detrás de Madrid, Baleares y Canarias.

En cuanto a los ocupados, esa caída del -0,19 por ciento situó a la Comunidad con el segundo menor descenso de las doce comunidades con bajadas en el empleo en dato trimestral y por debajo del -0,5 de media nacional, aunque otras seis autonomías registraron incrementos, hasta el 1,89 la Comunidad Valenciana.
Por provincias, en cuanto a ocupados en variación intertrimestral, con 2.600 empleos menos en Zamora, 1.100 en Valladolid, 1.000 en Palencia, 400 menos en Ávila y 300 en Soria. Y por contra se crearon 2.000 empleos en Salamanca, 1.100 en Segovia, 300 en León y 200 en Burgos.

La EPA del primer trimestre deja 31.700 empleos más que hace un año en Castilla y León, con un incremento del 3,32 por ciento, inferior al 4,57 nacional; y 15.200 parados menos que en el mismo periodo del 2021, el -10,99, también por debajo del recorte nacional anual del 13,12 por ciento.

Por sexos, la comunidad cerró el primer trimestre con 55.900 hombres en el paro, el 9,45 por ciento de tasa (12,04 nacional), y 536.300 ocupados, el 59,28 por ciento (63,53); y 67.100 mujeres paradas, el 12,96 por ciento (15,44), y 450.500 ocupadas, el 50,22 por ciento (53,75 nacional).

En términos anuales, las mayores reducciones del número de parados se produjeron en Andalucía (–112.100), Cataluña (–105.500) y Comunitat Valenciana (–76.400).
Y País Vasco (8,69%), Aragón (10,14%) y Cataluña (10,23%) registraron las tasas de paro más bajas este trimestre; con Canarias (20,30%), Andalucía (19,43%) y Extremadura (18,98%) en el otro extremo. Castilla y León con ese 11,08 por ciento se situó con la sexta menor tasa de paro a final de marzo.

Lectura de la patronal leonesa Fele

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al primer trimestre del año 2022 reflejan una destrucción de 2.300 puestos de trabajo respecto al cierre del ejercicio 2021 en la provincia. León cuenta así con un total de 26.100 parados y 178.100 ocupados. Ocupación que se incrementa en 300 personas respecto al trimestre anterior. Respecto a la tasa de actividad, en el último trimestre se incrementa ligeramente hasta el 51,98%, al igual que la tasa de paro que asciende hasta el 12,79%.

Sin embargo, si tenemos en cuenta los datos interanuales, León registra datos más positivos y es que cuenta con 1.200 parados menos y aumenta la ocupación en 11.800 personas. La tasa de actividad aumenta cerca de tres puntos y la tasa de paro disminuye más de un punto respecto a abril del año 2021. 

Desde la Federación Leonesa de Empresarios (FELE) estos datos se valoran con preocupación y cautela. En el primer trimestre del año se ven reflejadas las consecuencias que tiene sobre el mercado laboral y el empleo la alta inflación, la escasez de materias primas y la incertidumbre generada por la invasión en Ucrania. 

Además, las empresas leonesas, en su mayoría pymes, se encuentran en una situación de sobrendeudamiento y con una liquidez disminuida por lo que necesitan confianza y seguridad para poder trabajar. Para evitar todo ello es imprescindible controlar la subida de precios, evitar efectos inflacionistas de segunda ronda y acertar con las medidas de acompañamiento a las empresas y a los trabajadores.  Asimismo, debe ser una prioridad en estos momentos una disminución de los impuestos e impulsar de una vez por todas los fondos europeos, de manera que no se desvíen al sector público y se destinen a las empresas para llevar a cabo una verdadera transformación de la economía para adaptarse al nuevo escenario económico. Hay que recordar que solo uno de cada cuatro euros de fondos Next Generation ha llegado a las empresas. 

Todas las estrategias que tengan la creación de empleo como prioridad es urgente que comiencen a trabajarse sin mayor dilación en el marco del Diálogo Social, retomándose, en el caso autonómico, su convocatoria tras la configuración del nuevo gobierno.

EPA: 2.300 leoneses se van al paro en tres meses