miércoles. 06.07.2022
Este músculo es el motor de nuestro organismo y el encargado de bombear la sangre al resto del cuerpo

Los latidos de la vida, el corazón

Por su importancia, debemos cuidarlo con buenos hábitos de vida para evitar enfermedades futuras
?odos sabemos la importancia que tiene el corazón en nuestra vida. Sin él, no podríamos vivir, ya que es el motor que permite que el resto de partes que componen el organismo puedan funcionar. El corazón es un músculo encargado de impulsar la sangre al resto del cuerpo. De él salen las arterias, que son los conductos por donde se transporta la sangre que lleva el oxígeno y los nutrientes que necesitan todos los órganos del cuerpo humano. Los latidos El corazón se mueve a través de los latidos. Éstos son rítmicos, es decir, acompasados y regulares. En los adultos el número de latidos normales son 70 por minuto y en los niños, 150 veces por minuto. Este ritmo aumenta con el ejercicio y en situaciones de estrés o nerviosismo. Estos movimientos tienen que ser coordinados para que el impulso sea en la dirección correcta y en el tiempo adecuado. Su peso y tamaño también varía dependiendo de si la persona es hombre o mujer. En los hombres el peso es mayor, 300 gramos, mientras que el de las mujeres suele rondar los 250. Para hacernos una idea de su tamaño, cerraremos el puño y así obtendremos una aproximación de su tamaño. El funcionamiento correcto del corazón se produce cuando el impulso se inicia en el nodo sinusal. Éste detecta las necesidades del cuerpo humano y si éste precisa de un mayor aporte de oxígeno por cualquier circunstancia, como por ejemplo el ejercicio. El ritmo normal de una persona se denomina ritmo sinusal. El músculo del corazón se llama miocardio y éste necesita también el aporte de oxígeno y nutrientes. Las enfermedades coronarias La importancia del corazón es vital, por eso es necesario cuidarlo para evitar tener enfermedades relacionadas con el corazón, llamadas enfermedades coronarias. La enfermedad coronaria es la principal causa de muerte en los países desarrollados, una epidemia que, en los años futuros, se convertirá también en la principal causa de mortalidad en el resto del mundo. También puede suceder que el corazón no funcione correctamente, lo que puede ocurrir por varios motivos, es lo que se llama patologías cardiovasculares. Sin embargo, las patologías cardiovasculares se pueden prevenir si se conocen los principales factores de riesgo y se adopta un estilo de vida saludable. Estos son algunos de los problemas que presenta el corazón cuando no lo hemos cuidado y no hemos llevado una vida sana, comiendo correctamente y haciendo ejercicio. Según van pasando los años, sobre todo cuando nos hacemos mayores, es más fácil que el corazón nos de problemas por no habernos preocupado más de él. La importancia de comer bien En los últimos años, la dieta que se consume en los países desarrollados ha ido cambiando y en la actualidad la proporción de grasas que comemos es mucho mayor que antes, lo que no ayuda demasiado al buen funcionamiento del corazón. Una dieta equilibrada es aquella en la que se come un poco de todo: carne, pescado, pan, huevos, leche, etc, pero hay que tener cuidado con las grasas. Cuando se consumen muchos alimentos grasos se favorece la acumulación del colesterol LDL, llamado 'colesterol malo', es decir, aquel que se va acumulando en los vasos sanguíneos y que puede obstruirlos. Esto da lugar a la aparición de problemas cardiovasculares como la angina o el infarto de miocardio. Las grasas de origen animal, como la manteca aportan muchos ácidos grasos saturados que dan lugar a un aumento del colesterol en sangre.

Los latidos de la vida, el corazón