martes. 06.12.2022
                      Grande-Marlaska, Cendón y Tudanca, ayer en la Fiesta de la Rosa, en Ponferrada. ANA F. BARREDO
Grande-Marlaska, Cendón y Tudanca, ayer en la Fiesta de la Rosa, en Ponferrada. ANA F. BARREDO

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, presidió ayer en Ponferrada la Fiesta de la Rosa provincial del PSOE y en ella abogó por no hacer caso del ruido de las filas del PP, «que pretenden —dijo— acallar el progreso y la voz de los más, en vez de mantener a los del menos». No les gustan las políticas de progreso». En un acto público, al que acudieron un par de centenares de simpatizantes (más de 400 según los organizadores), junto a Marlaska estuvieron los dirigentes autonómicos, provinciales y locales del PSOE, como Luis Tudanca, Javier Cendón y Olegario Ramón, así como la senadora Carmen Morán; la procuradora Nuria Rubio ; el presidente de la Diputación, Eduardo Morán y el del Consejo del Bierzo, Gerardo Álvarez Courel, además de alcaldes de la comarca, como por ejemplo Silvia Cao, de Bembibre. Marlaska fue recibido a la entrada por dos manifestaciones con pancartas situadas a ambos lados de la carretera. Una de ellas era de la Policía Nacional, autonómica y Guardia Civil, que reclamaban «equiparación y justicia salarial». Y en la otra confluían pancartas diversas en las que se daba cabida al «No a las leyes mordaza» o «Los muertos de Melilla son vuestra pesadilla».

Marlaska, en su intervención pública dijo que con el PP se perdieron 13.000 efectivos policiales y en cuatro años los recuperaron, al tiempo que hubo una subida de sueldos del 26%. En esta línea defendió las «políticas sociales socialistas», frente a «una derecha que sólo mira al 0,4% de la población. En la Fiesta de la Rosa, el dirigente autonómico del PSOE cargó contra el PP y la política que se está desarrollando en la Junta. Luis Tudanca dijo que se crispa «con el primer Gobierno autonómico del PP con la extrema derecha, que perdonó 133 millones de euros a los 14.000 más ricos de la comunidad, suprimiendo el impuesto de sucesiones y donaciones». Para Tudanca esto evitaría los problemas en sanidad, la reducción de las listas de espera y el área de Radioterapìa para el Bierzo. El dirigente del PSOE de Castilla y León también alabó la labor del alcalde de Ponferrada. De Olegario Ramón señaló que es el artífice de «transformar la ciudad con ambición». Por su parte, Javier Cendón también ensalzó la labor del alcalde de Ponferrada, «con obras tan importantes que estamos viendo en el día a día, como ese anillo verde, —dijo— con una Ponferrada que es ciudad hoy de la ciencia y la innovación». Cendón también cargó contra el PP y su gestión en la Junta «por poner en marcha los retrocesos en Castilla y León». «Y no se lo vamos a consentir desde el PSOE», enfatizaba. De igual forma, el alcalde de Ponferrada defendió lo que denominó como «proyecto de transformación radical que se está llevando a cabo en la ciudad» y abogó porque en las urnas del próximo año obtenga «el reconocimiento del trabajo y rematar el proyecto transformador».

La de ayer domingo fue la fiesta política de los socialistas. Hubo críticas al adversario. Se dijo que Feijóo no tiene nada de moderado y como prueba fue acusado de avalar al primer gobierno autonómico del PP aliado con la extrema derecha de Vox.

Todos cargaron contra la gestión de la Junta de Castilla y León que preside Mañueco. Todos incidieron en las deficiencias de la sanidad en el Bierzo, pero ante los micrófonos no hubo anuncios de inversión y proyectos nuevos para el Bierzo.

En esta fiesta política del PSOE nadie citó otras carencias con esta comarca, competencia del Gobierno central. No se habló de planes de reindustrialización concreta para el Bierzo tras el cierre de las minas de carbón y el desmantelamiento de sus dos centrales térmicas. Con los problemas latentes de comunicación ferroviaria, de la supresión de servicios de cercanías o regionales, que enlazaban al habitante del Bierzo con el Ave de León para ir a Madrid, nadie aportó un dato nuevo a los periodistas. Con un ministro de Interior delante, tampoco se aludió al proyecto aparcado de construcción de la autovía de Ponferrada a Orense, la A-76. Ni datos nuevos de solución tras hundirse el viaducto de la A-6 en Vega de Valcarce.

Marlaska : «Al PP le disgusta la política de progreso»
Comentarios