martes 24/5/22

«Las actividades se pueden llevar a cabo, pero con distancias y todas las medidas de seguridad», explica el presidente de la Asociación de Servicios de Actividades Extraescolares de Castilla y León, Víctor Gutiérrez, en relación al protocolo aprobado por la Consejería de Educación para la realización de estas actividades, en la que «puede haber un desarrollo perfectamente normal porque sólo trabajamos con ratios de entre 10 y 20 alumnos, cuando en las clases normales son hasta 25 niños».

Entre las medidas que recoge el protocolo está que para los grupos de Infantil y primero de Primaria «se mantendrán exclusivamente los grupos de convivencia estable definidos», aunque añade un matiz: «No obstante, estos grupos podrán compartir un mismo espacio respetando la distancia de seguridad y sin mezclarse entre ellos». A partir de primero, los grupos que se formen por las características de las actividades, «deberán mantenerse constantes mientras dure la actividad para minimizar los contactos y facilitar la trazabilidad» y para esto último, los organizadores deberán «llevar un registro diario de la asistencia que deberá conservarse al menos durante un mes».

De nuevo, y al igual que ocurre en cualquier actividad, las familias tendrán que firmar una declaración responsable y no deberán llevar a los pequeños a las actividades si tienen algún síntomas compatible con el coronavirus. En las actividades deportivas, aunque sean al aire libre, tanto los niños como los monitores, tendrán que usar mascarilla, y «en la medida de lo posible se minimizará el uso de los vestuarios». Otro de los detalles a tener en cuenta son las clases musicales, en las que haya instrumentos de viento, voz, canto o coro, donde el protocolo exige aumentar la distancia interpersonal lo máximo posible, a fin de reducir los contagios por los aerosoles, o que los materiales que se utilicen en una actividad por un grupo conformado se desinfectaran después de su uso.

Mascarillas aunque sea al aire libre y más distancia si hay canto