sábado 15/8/20
Un plan ambicioso

Minas se lanza a la búsqueda de alumnos en todo el noroeste para reactivar la escuela

El primer objetivo del plan de difusión es doblar, en tan sólo dos cursos, el número de alumnos que acceden a los estudios
Alumnos en la Escuela de Minas, en el Campus de Vegazana. SECUNDINO PÉREZ
Alumnos en la Escuela de Minas, en el Campus de Vegazana. SECUNDINO PÉREZ

La Escuela de Minas y Energía de la Universidad de León ha puesto en marcha un ambicioso plan para revitalizar el centro y conseguir duplicar en tan sólo dos años el número de estudiantes que se matriculan en su grados en primero. Así lo concreta el director de la escuela, Antonio Bernardo, quien avanza que el primer paso será lanzarse a realizar actividades en institutos y centros educativos de todo el noroeste, en aquellos lugares donde no se impartan este tipo de estudios, «para difundir y divulgar los estudios que se imparten» y dar a conocer también que actualmente el mercado laboral de todo el mundo demanda estos perfiles profesionales.

De momento, ya han contactado con 350 estudiantes de los últimos cursos de la ESO y de Bachillerato a través de visitas donde realizan talleres demostrativos del tipo de acciones que se llevan a cabo en la escuela o de las que realizan los profesionales de este sector. En el Campus de Vegazana se imparten actualmente los grados de Ingeniería Minera y Energía, a las que se suma Geomática y Topografía, en el campus del Bierzo. Este año, fueron una treintena los estudiantes que accedieron a la escuela en primer curso y el objetivo es llegar a 60 en tan sólo dos. De estos alumnos, más de la mitad ya son de fuera de León, entre ellos, además de cuatro marroquíes que apuestan por impulsar la labor minera en su país, según apuntaron los primeros días de clase, también hay conquenses, segovianos, burgaleses o vallisoletanos.

Nuevos rumbos
«En León siempre se ha ligado la minería a la extractiva del carbón, pero ya no es así»

«Vamos a ir donde no se imparten los mismo títulos que tenemos nosotros, pero por ejemplo sí iremos a Galicia, donde no tienen el grado de Geomática y Topografía», incide Bernardo, para añadir que recorrerán todas las provincias de Castilla y León, salvo Ávila, y que en Asturias harán difusión del máster, porque la oferta de León es diferente a la de Oviedo. El primer paso, será contactar con los equipos directivos de los centros y aprovechar los contactos ya sólidos. «Se hará una selección de los centros de Castilla y León y elegiremos destino en función de una serie de variables como el número de alumnos, los ciclos de Formación Profesional que imparten, la proximidad con León o la distancia entre centros, para después poder aprovechar el boca a boca», explica el director de la escuela, que quiere implicar en este proyecto a todo el equipo docente de Minas, para que también presten apoyo a los institutos de forma que puedan dar a conocer las tareas que se realizan en la escuela, los laboratorios con los que cuentan o los proyectos en los que trabajan.

«Tenemos que explicar lo que hacemos, porque la sociedad no lo percibe. En León siempre se ha ligado la minería al carbón y ya no es así», dice Antonio Bernardo, para recordar que la escuela de León nació en 1943 como un servicio para las empresas mineras que trabajan en la provincia, pero ahora «es un servicio social», para añadir: «La vocación en este trabajo no es fácil de identificar, porque no es una profesión tan visible como otras muchas y la minería ha cambiado».

Minas se lanza a la búsqueda de alumnos en todo el noroeste para reactivar la escuela