jueves 09.07.2020

Un modelo ocasional mientras se habilita el nuevo ramal al polígono

Adif, el Ministerio de Transportes, ha terminado por convertirse en parte elemental del cambio de paso que asumió el polígono de Villadangos con la alternativa que se le facilitó a este enclave industrial para enjugar el daño causado por la salida de Vestas. Un ramal ferroviario al interior del polígono es un proyecto de tal contenido que tardará tiempo en llevarse a efecto; mientras, se avanza el proceso con la adaptación de un muelle ocasional de carga en las inmediaciones de la estación, al pie de la misma vía del tren; y ahora, con la consigna técnica para habilitar la circulación de forma específica. Así se arma el primer punto mercante de nueva creación vinculado a una de las áreas industriales de León. El despliegue es un avance del propósito de desarrollo que se persigue con los proyectos logísticos que anhela la economía leonesa para salir del vagón de cola del país. Muy cerca de Villadangos se levanta otro enclave que puede verse beneficiado de una actuación similar; el Cetile, en el término municipal de Chozas, también limita con una vía del tren, del que espera una salida. Este prototipo que se formula para el movimiento de mercancías en torno al polígono de Villadangos es la base sobre la que se interpreta el modelo de desarrollo logístico en el que León confía para dejar atrás la posición de cola en todos los indicadores económicos, sociales y laborales. El enclave industrial de Villadangos es objeto ahora de nuevos proyectos estructurales con los que mejorar su comunicación intermodal.

Un modelo ocasional mientras se habilita el nuevo ramal al polígono