jueves. 18.08.2022
Vecinos de Montejos preparan el menú que compartió el pueblo para celebrar el sanmartino.

La festividad de san Martín, una de las fiestas con más arraigo en las provincia de León, tiene en Montejos del Camino uno de sus referentes más notables. La localidad ha sabido mantener la tradición y conservar la cita como un encuentro vecinal que subsiste a la contaminación de costumbres pasajeras. En un ejemplo que escasea por las localidades leonesas, el san Martín de Montejos es fiesta en la calle. Con el trabajo y la dedicación de la Junta Vecinal y de la peña el Montejín, y la colaboración del Ayuntamiento de Valverde, el sanmartino de Montejos se agrandó durante este fin de semana, con un magosto que abrió a los festejos, con una cena popular anoche, donde centenas de vecinos y forasteros pudieron degustar los productos de este época. La aportación de la matanza dejó pequeña la plaza de la localidad, que se refugió del frío bajo una carpa donde un gentío cumplió con el precepto de una merienda a base de morcilla, chorizo y carne. La cocina y el reparto del menú corrió a cargo de los voluntarios de la propuesta de la Junta Vecinal y la peña, que hicieron posible una nueva edición del encuentro del pueblo con sus esencias seculares. Esta de san Martín es una de las dos citas del santoral que saca el bullicio a las calles de la localidad de Montejos; la otra, en la octava del Corpus, agranda más la fiesta patronal. En el calendario. Porque la de este fin de semana reafirma a Montejos como uno de los pueblos de León donde la tradición del sanmartino, que prendió de las devociones hacia el santo francés que ahora es patrón de los productos que llenaron desde siempre las despensas de las Tierras de León.

Montejos, devoto de san Martín