jueves. 07.07.2022

"Ni sé qué hice ni por qué lo hice", declara el detenido por el crimen de Obispo Almarcha

La Policía Nacional da por esclarecido el caso con la aparente confesión del sospechoso
undefined
Exteriores de la Comisaría de Policía Nacional de León. JESÚS F. SALVADORES

"Ni sé qué es lo que hice ni por qué lo hice", aseguró el joven de 28 años detenido por su relación con el crimen de Obispo Almarcha, que la Policía Nacional da por resuelto después de una laboriosa investigación que ha requerido de dos años de esfuerzo y la intervención estos días de la Brigada de Policía Judicial, la UDEV y la Policía Científica.

Huraño, desconfiado y muy pensativo, el joven ha declarado que no recuerda bien lo que sucedió y abre la puerta a una posible enajenación mental que, a criterio de los investigadores, cuadra con la escena del crimen y con la violencia empleada. Ha aclarado que no tenía alquilado el piso a la fallecida, sino solo una habitación.

No ha sabido aclarar los motivos de lo sucedido. Se barajaban como posibles móviles rencillas por cuestiones económicas, pero el interrogatorio no ha dejado nada claro el trasfondo y ha mantenido un discurso de idas y vueltas que se cotejará esta tarde con la toma de declaración de nuevo en Comisaría a la expareja de la víctima y al hijo de la fallecida. Previsiblemente se trata de concretar la veracidad de algunas de las afirmaciones del sospechoso y de identificarlo para su reconocimiento.

No se ha concretado a esta hora si el arrestado pasará hoy a disposición judicial, por cuanto quedan diligencias por practicar. Sucede que las restantes ya no tienen tanta prisa y se considera que son accesorias desde la investigación. El resto de las pesquisas pueden tomarse con más calma.

"Ni sé qué hice ni por qué lo hice", declara el detenido por el crimen de Obispo Almarcha