sábado 21/5/22
frio
Una persona se protege de la lluvia y el frío en León. MARCIANO PÉREZ

En plena primavera la nieve ha regresado a amplias zonas de la península en una cota entre 900 y 1.000 metros, acompañada de un acusado descenso térmico generalizado, con máximas que, en apenas 24 horas, se han desplomado de forma notable -entre 6 y 9 grados- e incluso extraordinaria, hasta 14 grados.

En concreto, capitales de provincia como Soria o Palencia, que ayer registraron 22 grados, hoy se quedarán en 8 y 9 grados respectivamente, Madrid pasará de los 26 grados de ayer a los 17 grados de hoy y en Cuenca los termómetros caerán hasta 10 grados, pasando de los 25 grados del lunes a los previsibles 15 grados de hoy.

Según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Logroño la máxima se situará este martes en 12 grados frente a los 22 de ayer; sin embargo, en otras capitales el descenso será menos acusado como, por ejemplo, Santander que hoy registrará 13 grados, tres menos que ayer, o Sevilla que de los 28 grados de ayer se quedará en 24 grados hoy.

Desde la Agencia de Meteorología han incidido en que se trata de un brusco cambio de tiempo habitual en la primavera, al pasar rápidamente de un ambiente de verano a uno claramente invernal "con temperaturas más propias de finales de febrero y comienzos de marzo".

Respecto a la nieve, este martes siete comunidades -Aragón, Asturias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad Foral de Navarra y La Rioja- mantienen la alerta amarilla (riesgo) por nevadas que dejarán entre 5 y 8 centímetros de acumulación en una cota que oscilará alrededor de los 1.000 metros.

Esta situación viene propiciada por una borrasca en el Mediterráneo que durante hoy y mañana dejará chubascos y tormentas en la mitad oriental de la Península y en las islas Baleares, localmente fuertes en el centro este peninsular, donde se ha activado el aviso amarillo por lluvias en Aragón, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana que dejarán entre 15 o 20 litros por metro cuadrado en una hora o 40 litros en 12 horas.

Mañana miércoles, las temperaturas diurnas seguirán en descenso en la mayor parte del país, excepto el noroeste peninsular, al igual que las nocturnas, también en descenso, y con heladas en los sistemas montañosos del norte y sudeste.

Por capitales de provincia, Teruel registrará mañana el día más frío con 7 grados, seguida de Vitoria, Soria, Segovia, Cuenca; Burgos y Ávila con 8-9 grados; en el centro del país, Madrid se quedará en 12 grados y Toledo en 14 grados; en el sur Sevilla subirá hasta los 21 grados y Córdoba hasta los 19 grados.

Este día se mantendrá también el aviso amarillo por nieve o lluvias en Aragón, Asturias, ambas Castillas, Cataluña, Navarra, La Rioja y la Comunidad Valenciana; asimismo el gradiente de presión generado por la borrasca producirá vientos fuertes, sobre todo en la mitad oriental peninsular y en los litorales de Alborán.

El jueves la borrasca mediterránea comenzará a alejarse hacia el este, por lo que su influencia se espera sólo en el extremo oriental peninsular y en Baleares, a la par que la borrasca atlántica empezará a afectar por el oeste a la península, con chubascos generalizados que se irán trasladando al resto de las zonas peninsulares.

El viernes, y bajo la acción de la borrasca atlántica, se prevén precipitaciones en la vertiente atlántica y chubascos en Pirineos, más intensos en el oeste del sistema Central y en Rías Bajas; la cota de nieve se situará en 1.400/1.600 metros en el sistema Central y norte del Ibérico; en Pirineos en torno a 1.800 metros, y en la cordillera Cantábrica 1.200/1.400 metros.

La nieve regresa a cotas bajas