miércoles. 30.11.2022
EDUCACIÓN

Una niña tiene que cambiar de centro tras denunciar acoso escolar continuado

La pequeña, de 11 años, empieza mañana en otro colegio tras no acudir a clase esta semana
niña
La pequeña, que estos días no está asistiendo al colegio, ayer, con su cuaderno. MARCIANO PÉREZ

Este viernes, una pequeña leonesa iniciará su curso escolar, después de que, tras denunciar durante el curso pasado que sufría acoso escolar en el colegio San Claudio, su familia decidiera hacer todos los trámites para cambiarla de centro. La pequeña ha soportado durante los dos últimos cursos una fuerte patada, que cinco niñas se subieran sobre ella —lo que le provocó daños en la espalda—, insultos y golpes, además de una publicación en una red social de un vídeo en el que se mofan de ella llamándola «vistima» y que fue comentado por gran parte de sus compañeros de clase, además del aislamiento constante a la que la someten sus compañeros. «El año pasado tenía un amigo, pero este año también dejó de hablarme», apunta esta pequeña de 11 años que sufre «constantes ataques de ansiedad y ha bajado su rendimiento escolar», como explica su madre, para añadir que los problemas comenzaron ya en cuarto curso.

 

El San Claudio activó el protocolo de acoso a finales del curso pasado, cuando comenzó a circular el vídeo en las redes sociales, aunque desde la familia concretan que sólo se activó relacionado con ese caso de ciberacoso, pero no por el hostigamiento recibido por la niña previamente. La madre y su pareja iniciaron su periplo de quejas y escritos en el propio centro y tras conocer los pasos a seguir, comenzaron sus visitas a la Dirección Provincial de Educación, al centro, tanto con sus profesores como con la dirección, y a la policía, después de acudir al Hospital por la patada recibida y tuvieran que poner la denuncia pertinente, al tratarse de una agresión. «Nunca hemos obtenido una respuesta, por eso hemos insistido en el cambio de colegio», asegura la madre, aunque la autorización para el cambio llegó ayer mismo —aunque ya fue solicitado en junio—, en la segunda semana del curso escolar, y no en el centro que la familia y la niña querían.

 

Ha sido la pediatra de la pequeña la que ha recomendado a la alumna que no acuda al colegio hasta que se produzca el cambio de centro y en el informe de la psicóloga a la que acude, como consecuencia de los intensos ataques de ansiedad que sufre, se indica que la pequeña tiene «labilidad emocional, nerviosismo, depresión y, últimamente, pensamientos de no querer vivir», además de sentirse «vulnerable, desprotegida y sin recursos de defensa».

 

Por otra lado, la Asociación Leonesa de Protección y Derechos de Víctimas Menores de Edad, Prodevi, realizó el curso pasado talleres en tres centros educativos leoneses a los que asistieron 420 alumnos para impartir los talleres Valores y habilidades sociales para la inclusión y convivencia escolar, con los que buscan, precisamente, combatir el acoso escolar.

Una niña tiene que cambiar de centro tras denunciar acoso escolar continuado