domingo 22/5/22

Manuel García repite de nuevo como candidato del PP a la Alcaldía de Villaquilambre y se estrena para las elecciones de mayo como candidato a las Cortes de Castilla y León. Lo hace «con ganas e ilusión y con ganas de trabajar, como fuente fundamental en la vida para conseguir objetivos». «Es importante estar en las Cortes a la hora de repartir fondos, para que los leoneses pidamos para la provincia», consideró, tras remarcar que no perderá el carácter reivindicativo: «No me gusta que me lleven de la mano aunque tampoco voy a ser una piedra en el zapato; pero yo voy a trabajar, no a sentarme en un sillón». Con Antonio Silván en mente dijo durante su participación en El Filandón de la 8 de TVCYL: «Nunca se me había pasado por la cabeza, pero en cuanto recibí la llamada de ir a las Cortes contesté que si ellos consideraban que sería útil, que contaran conmigo».

En sus planteamientos ya hay algunas peticiones para su municipio, como las obras en el colegio de Villaobispo, «porque ya no hay sitio físico para los niños» y otras «demandas históricas» como el centro de salud o el instituto, «aunque todo dependerá de que mejore la situación económica». El popular reclamó que se analice «caso por caso» la posibilidad que se plantea sobre la fusión de municipios, porque «no se puede meter a todos en el mismo saco», apreciando que Villaquilambre se encuentra actualmente «en una situación privilegiada». Lo que sí consideró positivo fue la prestación de servicios mancomunados, poniendo como ejemplo algunos casos como Saleal o el servicio funerario. Eso sí, remarcó que otras mancomunidades «se han quedado en el tintero, como el parque de bomberos» y precisó que su municipio, como el resto de los que se encuentran en el alfoz de la capital leonesa «no pueden estar pendientes todos los años de si tenemos o no bomberos». Insistió en la necesidad de apostar por la creación de esta mancomunidad, ya que no serían viables parques individuales, aunque recordó que la estimación de 360.000 euros anuales que tendrían que destinar Villaquilambre a este aspecto «es una cantidad difícil». Valoró el papel de las diputaciones, aunque apreció que la principal carga de las administraciones son sus plantillas sobredimensionadas.

Manuel García apuntó que en tres meses el tanatorio de Navatejera «será una realidad» y que todo va «a buen ritmo». También recordó que las instalaciones, en las que se invertirá un millón de euros, además de atender a los vecinos del municipio, «nace con las perspectiva de atender a todos los pueblos del Torío». El centro de día es otro de los proyectos desarrollados en este mandato en el municipio de Villaquilambre, gobernado por un pacto entre el PP y Civiqus. Ampliada su oferta a 30 plazas —en un principio eran quince—, el popular consideró que «lo más sensato será que una iniciativa privada lo gestione», a lo que añadió que en su mente siempre ha estado que las instalaciones «serían más eficaces si contarán con una residencia», que podría añadirse al centro actual.

A pesar de las críticas que ha recibido el equipo de gobierno por las obras de ampliación del edificio del ayuntamiento, García defendió la actuación: «En un acto de responsabilidad quisimos terminarlo y ahora es una realidad. Había mucho dinero invertido y si la obra no se concluía era tirar el dinero». Así, añadió que ahora Villaquilambre cuenta con un edificio que ofrece «un servicio más ágil y en el que los funcionarios trabajan con mayor comodidad».

Feve, transporte público

La importancia de la línea de Feve para algunos de los pueblos del municipio «es positiva siempre que nos comunique con el centro de la capital», ya que se convertiría en otra alternativa de transporte público. En cuanto a las frecuencias, el popular destacó: «Será mucho más beneficioso cuantas más haya, pero el dinero es el que es y hay que cuadrarlo». Otro de los aspectos que destacó Manuel García es el hecho de que en Villaquilambre estén empadronados cerca de 19.000 personas, cuando realmente viven 21.500. En este sentido, incidió en que convertirse en un municipio de más de 20.000 habitantes sería «beneficioso» y que el Ayuntamiento «tiene que ofrecer algo más que rebajas en algunas cuotas» para conseguir que los residentes se empadronen, sobre todo porque rompiendo la tendencia de la provincia, destaca la presencia de jóvenes.

«No recuerdo un mandato tan tranquilo en Villaquilambre desde hace tiempo», indicó el alcalde popular, tras recordar las mociones de censura, cuestiones de confianza y la inestabilidad política de los últimos tiempos. En este sentido, consideró que su «carácter conciliador y de diálogo» y la disposición de Civiqus —«con los que ha habido problemas puntuales que no han trascendido»— han permitido dar estabilidad al municipio, «llevarlo a buen puerto» y sanear las arcas municipales.

Con la mirada en el retrovisor municipal, Manuel García apuntó que tal y como se presenta de atomizado el mapa político de cara a las próximas elecciones «un pacto a cuatro o cinco bandas es complicado, si ya lo es con dos, con más puede acabar siendo ingobernable, porque el día a día es muy duro». «Pediría a los ciudadanos que sean sensatos y que intenten apoyar a listas que vayan a ganar para que su voto sea realmente útil», apuntó tras precisar que su lista será «similar a la de pasadas elecciones». «La mayoría absoluta es complicada, pero yo voy a buscar el mayor número de votos», consideró.

«No podemos estar pensando todos los años si tendremos bomberos»