jueves. 30.06.2022

La plaza cerrada encomienda su supervivencia, casi un siglo después de su apertura, a la «adaptación a las demandas actuales y de un modelo de actividad que pueda competir en la actual sociedad digitalizada». La sentencia se subraya en el plan para la reforma integral del Mercado del Conde Luna que hoy saca a licitación el Ayuntamiento de León. El proyecto, que parte con un presupuesto base de 1,9 millones de euros, financiados el 70% por la UE, define la redistribución de los puestos, con el agrupamiento en cuatro grandes islas en la zona central; la apertura de los arcos de la fachada sur, que se acristalarán y quedarán abiertos para nuevas actividades; y la instalación de un punto de recogida para la compra online, que permitirá que los clientes puedan hacer su compra mediante una app y recogerla después en los armarios refrigerados que habrá en dos zonas: una interior y otra exterior, sin límite de horario. 

El proyecto tendrá que estar terminado antes de final de año. La licitación, por trámite de urgencia, hace se reduzca la recepción de ofertas al plazo que va desde hoy hasta el viernes de la próxima semana, inclusive, y que se cuente con tener la adjudicación lista como muy tarde a primeros de mayo. La consecución del objetivo permitirá comenzar con los trabajos a finales de ese mismo mes, previo traslado de la docena de puestos supervivientes a la carpa que se habilitará en el aparcamiento que hay frente a la capilla de Santa Nonia. 

Los puestos se ubicarán en la zona central en cuatro grandes islas y los laterales quedaran abiertos para nuevas actividades

Sin el condicionante de tener que simultanear el servicio, las máquinas trabajen con más rapidez. Su trabajo comenzará por demoler por completo puestos actuales y tirar en la fachada sur, la opuesta a la gran terraza, el cierre que ahora ciega los 7 arcos existentes para abrirlos al exterior con la instalación de carpinterías y vidrios. La liberación de este espacio eliminará además los puestos existentes en esa zona, donde se prevé crear «un bloque de servicios adosado a la fachada sur», donde se ubicarán los nuevos aseos, tras su reforma para adaptarlos a la normativa de accesibilidad, un área de instalaciones y un área para la gestión eficiente de residuos. En este último punto se hace mucho hincapié al referir la necesidad de la mejora de la separación de los mismos, a la que contribuirá «la instalación de una prensa compactadora de 500 kilos de peso aproximado y el almacenaje de balas de hasta 1.000 kilos. 

_MG_7133_21271854_med
Imagen exterior del mercado y la terraza en la que se ubica el ecomercado. MARCIANO PÉREZ

El cambio se completará con la reubicación de los puestos, que quedarán en cerca de 30, en función de cuanto ocupe cada vendedor, lejos de los 42 actuales, de los que apenas están abiertos una docena. Se crearán cuatro islas en el centro dispuestas de este a oeste, al revés de como están en la actualidad, a ambos lados de un pasillo central, lo que ampliará el espacio gracias además a la apertura de los arcos que se encuentran cegados. Como consecuencia, los espacios liberados «quedarán disponibles para poder ubicar nuevas actividades comerciales y de usos complementarios», según se cita en el proyecto. 

Se abrirán los huecos de los arcos que ahora están cegados en la fachada sur para abrir ventanales y liberar espacio

Las cuatro islas de puestos se construirán con un «sistema modular compuesto por 50 módulos básicos», que incluyen «marquesina superior, cubierta, almacén básico, cierre básico perimetral y persiana de cierre». Todo dentro de un diseño en el que se apuesta por «la instalación de vegetación o micro-huertos en el espacio de los huecos de fachada, en pequeños contenedores fijos o sobre las particiones fijas o cierres móviles proyectados». 

El proyecto contempla la mejora de las instalaciones de ventilación, refrigeración y electricidad, así como el arreglo de las humedades y la revisión completa de las redes de abastecimiento y saneamiento. La renovación completa afectará además a la instalación eléctrica de baja tensión del la infraestructura, que se aprovechará para «la preinstalación y previsión necesaria que permita la instalación en el exterior de un punto de carga de vehículos eléctricos». Dentro de este capítulo se contempla la ejecución de la infraestructura de telecomunicaciones necesaria para adecuarse a la orientación digital que tendrá el nuevo Mercado del Conde. 

Mediante una aplicación tecnológica los clientes harán la compra y recibirán un código en el móvil para desbloquear la taquilla en las que estará su  encargo. sin límite de horario para poder recogerlo

La adaptación tecnológica dará base para la instalación de un «punto de entrega inteligente refrigerado», como el que se hará también en paralelo en Mercaleón. El mercado del Conde Luna contará con «dos estaciones de recogida refrigerada para alimentos» para reforzar los servicios de compra online y reparto a domicilio». El sistema contará con «la implantación de taquillas inteligentes refrigeradas y una aplicación móvil» que permitirá «la recogida de compras online de alimentación, de forma que el usuario recibirá en su teléfono móvil un código de desbloqueo a través de una app con el que podrá acceder a la misma», según se describe en el documento.

Mercado del Conde Luna. Puestos del mercado vacíos, alimentación, consumo, pescado, fruta, carne. Estado de Alarma.
En el Mercado del Conde Luna apenas quedan media docena de puestos abiertos. JESÚS F. SALVADORES

Sobre los planos se proyecta su instalación «en una localización próxima a la puerta situada en la fachada sur», con la opción de que «algunas taquillas sean accesibles desde la calle y, por lo tanto, con completa libertad de horario», con lo que se podrá «superar el de cada puesto en particular». Como complemento, habrá «un punto de preparación y recogida de pedidos, que permita la centralización de este servicio para los usuarios del mercado».  

Se mejora la accesibilidad sobre todo de los baños, la eficiencia energética, la separación de residuos y las redes de servicios

La ampliación de los canales de venta repercutirá en el ecomercado que se celebra cada 15 días en la terraza de la fachada norte. El proyecto reseña que se «mejorará el espacio físico en el que se realiza y la dotación de la infraestructura necesaria en cuanto a mobiliario, señalética, instalación de red y dispositivos digitales», además de que «se adecuará un espacio de almacenaje para el mobiliario dentro del edificio».

El nuevo mercado del Conde tendrá taquillas para recoger la compra ‘online’