martes 11/8/20
Proceso exprés

La obra de Ordoño II comenzará en esta primera quincena y estará lista en noviembre

El Ayuntamiento adjudica la obra con un coste de 414.000,38 tras una tramitación exprés

En apenas un mes, el Ayuntamiento de León cerró la concesión del contrato para la adjudicación de las obras de reurbanización de Ordoño II y el primer tramo de Alcázar de Toledo. Con una celeridad muy por encima de la media de este tipo de expedientes, los responsables del equipo de gobierno lograron que los técnicos municipales resolvieran la apertura de plicas, la evaluación de la propuesta técnica y el cálculo de la oferta económica de las cuatro empresas aspirantes, antes de elevar la propuesta de adjudicación para que ayer la ratificara la junta de gobierno local. Como resultado, la empresa gallega Prace Servicios y Obras SA asumirá el encargo, por el que cobrará 342.149,07 euros, a los que hay que sumar el IVA para dejar una factura total 414.000,38 euros.

La rapidez con la que se ha desenvuelto el proceso del proyecto, marcado por las críticas del PP y Cs y las asociaciones de comerciantes y vecinos, permitirá que haya obras en el primer trimestre, apenas dos años después de que se entregara el anterior proyecto de reurbanización, como confirmó ayer el alcalde de León. Diez expuso que la empresa adjudicataria podrá comenzar con los trabajos de preparación en las próximas semanas y contará con un plazo de tres meses para finalizarla, de acuerdo a la oferta expuesta, en la que rebajaba en dos meses la propuesta máxima marcada en los pliegos por los técnicos. De acuerdo a este calendario, la entrega de los trabajos se emplaza PP para mediados del mes de noviembre.

El concejal de Régimen Interior, Movilidad y Deportes, Vicente Canuria, trasladó ayer que la intervención «es una clara apuesta por la movilidad y la recuperación de espacios peatonales al igual que se hace en otras ciudades europeas». Desde el equipo de gobierno apuntaron que con la actuación «se recupera definitivamente esta área como vía de continuidad peatonal de la calle Ancha y el eje de actividad comercial, social y cultural de la ciudad». Dentro de este discurso, insistieron en que la con la obra «se cumplen las premisas de mejora de la imagen de la ciudad, garantía de posibilidad de uso de la vía para eventos, recuperación como eje comercial, mejora de la accesibilidad, seguridad y movilidad peatonal y reducción de la contaminación atmosférica y acústica».

Sobre el terreno supondrá elevar la calzada a la altura de las aceras, con lo que se eliminará el desnivel de 6 centímetros, y se «marcará claramente el uso peatonal de la vía» mediante un dibujo de elementos geométricos en colores verde, marrón tierra y gris asfalto. Tras la intervención no podrán circular ni siquiera los autobuses.

La obra de Ordoño II comenzará en esta primera quincena y estará lista en noviembre