sábado. 04.02.2023
El aumento de dos personas más con respecto al año pasado es «un lento incremento»

Once de los trece donantes de León murieron por lesiones cerebrovasculares

Sólo una familia de las consultadas se negó en el 2008 a donar los órganos del fallecido

león

«Es un lento incremento, pero las frías cifras dan un resultado positivo». Así califica la coordinadora de Trasplantes del Hospital de León, Ana María Domínguez Berrot, el número de donantes y extracciones de órganos realizadas en el Hospital de León en el 2008.

El año pasado hubo en León trece donantes de órganos y tejidos, dos más que el año pasado, a los que se extrajeron veinte riñones, nueve hígados, cinco corazones, dos pulmones y un páncreas. Además, los especialistas de León extrajeron también dieciocho córneas, ocho válvulas, cuarenta y ocho bloques de huesos y 65 tendones. De todos los órganos generados no se pudieron trasplantar, por diversas razones, un hígado y dos pulmones.

La mayoría de los donantes eran de León, aunque algunos de los fallecidos procedían de otras provincias -”uno extranjero-” que estaban la ciudad de paso. De los trece donantes, siete eran hombres y seis mujeres.

El perfil del donante ha cambiado con respecto al año pasado. Las campañas de tráfico y la educación vial han reducido drásticamente los fallecidos por accidentes de tráfico cuyos órganos son aptos para la donación. Once de los trece donantes murieron como consecuencia de accidentes cerebrovasculares, uno por traumatismo craneal provocado por una caída y el último sufrió una parada cardíaca.

Los motivos del fallecimiento han hecho variar también la edad de los donantes, que se sitúa en los sesenta años. «Ya no somos tan exigentes con el límite de edad, no hay límite para algunos órganos. Se tiende a ser un poco más relajado, siempre que la analítica y la ecografía den resultados positivos para que se implanten», asegura la coordinadora de Trasplantes del Hospital de León, Ana María Domínguez Berrot

Los riñones donados se quedaron en la comunidad, mientras que el resto de los órganos se trasladaron a provincias como Pamplona, Santiago de Compostela, Sevilla, Asturias y Santander.

También se han reducido las negativas de los familiares. En el 2008 una familia leonesa se negó a donar los órganos de su familiar. Pese a que en un principio estuvieron de acuerdo, la negativa se produjo minutos después por teléfono. «No nos dieron ninguna explicación, sólo dijeron que no», recuerda la coordinadora de Trasplantes. «Hay estudios que dicen que las familias de los extranjeros fallecidos son los que más se niegan a donar los órganos, pero no es esa la experiencia que yo tengo», asegura Berrot, que destaca que la tasa de negativas va en descenso, «aunque sigue siendo necesaria una labor de concienciación social.

Récord en Castilla y León

La actividad de donación de órganos y tejidos en los hospitales de Castilla y León alcanzó el año pasado una cifra histórica con un total de cien donaciones reales, frente a los 86 del año 2007, lo que supone un incremento del 16%. Se trata de la mayor cifra alcanzada en la comunidad desde que se inició la actividad de donación, y equivale a una tasa del 39,1% donantes por millón de habitantes (34 en el 2007), cantidad muy cercana al objetivo ideal de 40 marcado por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT).

La solidaridad de los donantes y sus familias permitió que se generaran en Castilla y León 308 órganos y tejidos (171 riñones, 94 hígados, 21 corazones, 15 pulmones y 7 páncreas) frente a los 262 del año anterior, lo que logró incrementar la actividad en todos los programas de trasplantes que se desarrollan en los hospitales de Castilla y León. En concreto, se pasó de 306 a 339 trasplantes, lo que implicó un 10,8% más de actividad que en el 2007. Los trasplantes renales ascendieron a 86 (83 en el 2007), de los que 39 se realizaron en el Hospital Clínico de Salamanca y el resto el Universitario de Valladolid.

Once de los trece donantes de León murieron por lesiones cerebrovasculares
Comentarios