lunes 21/6/21

Un pequeño triunfo en pleno temporal

Los propietarios de los bares y restaurantes que disponen de terraza recibieron ayer como un «pequeño alivio» la ampliación del horario hasta las diez de la noche, aunque reconocen que «no es la solución» después de diez meses de restricciones y caída de ingresos. Confían en que aumente la facturación porque todos los trabajadores del comercio, que habitualmente cierra a las ocho de la tarde, podrán desde el viernes tomarse algo. Si el tiempo lo permite.

Sin ayudas
Los afectados llevan desde mediados de marzo esperando por un plan de rescate que no acaba de llegar

«Nos da un poco de aire porque en León, normalmente, la gente sale tarde de casa. Lo estamos pasando mal y es muy complicado afrontar todos los gastos. Ahora podremos dar alguna cena», apuntó ayer José Manuel, propietario de Migas Gallegas. «Solo nos autorizan el 75% de las mesas fuera, cuando cumplimos todas las medidas y no habría ningún problema en ampliar el aforo», subrayó. En la misma línea, María Teresa García, de la Taberna Bar Cuervo, no entiende por qué no se permite la apertura del interior en establecimientos como el suyo, que dispone de cuatro plantas y mesas perfectamente separadas, aunque celebra al menos que se amplíe en dos horas el horario de las terrazas. Reconoce que en los meses previos lo han pasado mal porque el frío y la lluvia espantaron a la clientela.

También lo ve como un pequeño triunfo Felipe Miranda, que regenta el Montañés de la plaza Santo Martino. Lo abrió en plena pandemia. «Esas dos horas nos beneficiarán bastante porque hay mucha gente que hasta las ocho no sale de trabajar», justificó. A pocos metros está el Café La Colegiata, que dirige Bautista Tascón. Durante los últimos meses ha cerrado por las tardes. Espera que con la llegada de la primavera y las nuevas medidas mejore su situación. «Mientras siga el frío lo notaremos muy poco», aventuró.

Un pequeño triunfo en pleno temporal
Comentarios