miércoles. 06.07.2022
mansilla
mansilla

Dos datos nuevos han trascendido del periplo del preso de la cárcel de Villahierro, en Mansilla de las Mulas, que se fugó el pasado día 26 y fue detenido ayer en Asturias. El primero, que el huído guardaba un cuchillo de coina en los pantalones en el momento en que fue detenido y el segundo, que se escondía bajo el vial de la carretera autonómica AS-255 del municipio asturiano de Cabranes.

La detención se llevó a cabo en la tarde del 2 de noviembre gracias a un extenso dispositivo de búsqueda establecido tras fuga y huida hacia Asturias.

El fugitivo aprovechó una salida terapéutica en la localidad de Mansilla de Las
Mulas para limpiar el cementerio para escaparse.

Dos días después, en la mañana del día 28, el detenido, en compañía de
su pareja sentimental, que se hallaba disfrutando de un permiso
penitenciario, se hacía con el dinero y el vehículo de un vecino de La
Candamía tras asestarle un golpe en la cabeza a su propietario.

Tras conocerse el vínculo personal del fugado con el Principado de
Asturias, y más concretamente con el municipio de Cabranes, la Guardia
Civil de Gijón, establecía un dispositivo policial de localización al objeto
de controlar los posibles puntos de acceso a la zona.

Este dispositivo permitió la localización del vehículo sustraído un día
después, en Cabranes, confirmándose así las sospechas de huida hacia
el Principado.

En la mañana del día 30, conocedores de que se estrechaba el cerco sobre
ellos, la pareja abandona la zona dirección a Villaviciosa, siendo
localizados por los agentes caminando por la orilla de una vía pública en
Amandi, una parroquia del municipio de Villaviciosa, muy cercana a la
villa, lográndose la detención de la mujer, pero no así la del fugado.

Se pudo conocer posteriormente, que ambos habían estado pernoctando en
una vivienda tipo segunda residencia ubicada en Cabranes, donde se
hicieron con ropa y dinero.

Tras darse de nuevo a la fuga, esta vez solo, esta persona se refugiaba
en una vivienda de Rodiles-Villaviciosa, donde de nuevo, se asea y se
hace con ropa y efectos de supervivencia.

Las labores de investigación de la Guardia Civil, permitieron conocer el
último movimiento del detenido que hizo en un taxi desde Rodiles hasta
Cabranes. Una vez centrado el objetivo en este municipio, y tras llevarse
a cabo una minuciosa búsqueda a pie por edificaciones o cobijos donde
pudiera haberse refugiado de la intensa lluvia que se registraba en
aquellos momentos, a las 17.15 horas de la tarde de ayer, divisaron a
una persona resguardándose bajo en vial de la carretera autonómica AS255, en las inmediaciones de la “Senda Fluvial de Ríu Viacaba”.

Tras identificarla como la persona que estaban buscando, procedieron a
su detención, localizándose un cuchillo de cocina escondido en el interior
de sus pantalones.

Amplio Dispositivo de Búsqueda
A lo largo de todos estos días, han participado numerosos efectivos
de la Guardia Civil de Gijón tanto en su búsqueda, como en labores de
investigación, pertenecientes a unidades de Seguridad Ciudadana,
Equipo Pegaso, Servicio Cinológico, Unidad de Helicópteros de la
Guardia Civil, la USECIC (Unidad de Seguridad de Comandancia),
Unidades de Investigación y Policía Judicial.

El detenido, al que se le imputa un delito de robo con violencia, dos
robos con fuerza en las cosas y un quebrantamiento de condena, se
halla en dependencias de la Guardia Civil de Langreo, donde
permanecerá hasta su puesta a disposición del Juzgado de Primera
Instancia e Instrucción de Infiesto prevista para mañana, día 4 de
noviembre.
Para más información ponerse en contacto con la Oficina de Prensa de
la Comandancia de Gijón al número 628157004.

El preso fugado guardaba un cuchillo de cocina en el pantalón cuando fue detenido