viernes 28/1/22

El esqueleto fundamental que habló a través de sus restos de la evolución de la humanidad, un ancestro humano fosilizado bautizado como Lucy por sus descubridores, da nombre a esta misión de la Nasa que la agencia explica con todo detalle en su web oficial. «Ninguna otra misión espacial en la historia se ha lanzado a tantos destinos diferentes en órbitas independientes alrededor de nuestro sol. Lucy nos mostrará, por primera vez, la diversidad de los cuerpos primordiales que construyeron los planetas».

Con el impulso de la gravedad de la Tierra, el lanzamiento de Lucy el mes que viene completará un viaje de doce años a ocho asteroides diferentes: un asteroide del cinturón principal y siete troyanos, cuatro de los cuales son miembros de sistemas binarios. «El complejo camino de Lucy lo llevará a ambos grupos de troyanos y nos dará nuestra primera vista de cerca de los tres tipos principales de cuerpos en los enjambres (los llamados tipos C, P y D)».

Hace más de 4.000 millones de años, como cápsulas del nacimiento del sistema solar, se cree que los enjambres de asteroides troyanos asociados con Júpiter son restos del material primordial que formó los planetas exteriores. «Los troyanos orbitan alrededor del sol en dos grupos sueltos, con un grupo delante de Júpiter en su camino y el otro detrás. Agrupados alrededor de los dos puntos de Lagrange equidistantes del sol y Júpiter, los troyanos son estabilizados por el sol y su planeta más grande en un acto de equilibrio gravitacional». Estos cuerpos primitivos contienen pistas vitales para descifrar la historia del sistema solar.

La Nasa ha fijado un plazo de doce años para el desarrollo de esta misión a partir de octubre de 2021, una labor a la que dedica fondos millonarios y que en esta parada en España está liderada por el reconocido astrónomo Marc Buie.

Primitivos cuerpos en enjambres con pistas clave
Comentarios