sábado 04.04.2020
PABLO GARCÍA MONTAÑÉS JUAN LUIS GARCÍA ALEJO SECRETARIO GENERAL DE ANDBANK ESPAÑA DIRECTOR COMERCIAL ASESORAMIENTO

«Quien no fue fiel a su perfil de riesgo o sobrerreaccionó se ha equivocado»

«Quien no fue fiel a su perfil de riesgo o sobrerreaccionó se ha equivocado»

maría j. muñiz | león

No sólo la situación económica, también las consecuencias de la aplicación del Mifid II preocupan a los inversores. Andbank analiza hoy sus consecuencias de la mano de Pablo García Montañés y Juan Luis García Alejo, secretario general y director comercial de Asesoramiento de Andbank España. será a partir de las 20.00 horas en el Club de Prensa de Diario de León, con entrada libre.

—La Mifid II tenía que entrar en vigor en enero de 2018, ¿Qué partes se han cumplido y cuáles no?

— Mifid II ya se ha transpuesto en España en su totalidad. Los principios regulatorios tratan de asegurar unos elevados niveles de protección de los inversores, especialmente los minoristas; mejorar la estructura organizativa de los mercados regulados; mejorar el gobierno corporativo de las empresas y aumentar la seguridad y eficiencia de los mercados de valores.

—2018 no fue fácil y  la huida de los fondos, tanto de inversión como de pensiones, fue la tónica, ¿Qué expectativas tienen ahora?

—2018 fue especialmente complejo en su último trimestre. En Nochebuena la Reserva Federal dio un giro a las expectativas de tipos de interés y el tono de mercado cambió de pesimismo extremo y miedo a una recesión a un cierto optimismo, de forma que en los tres primeros meses de 2019 los índices recuperaron una buena parte de lo cedido. Para el futuro esperamos que los bancos centrales sigan prestando apoyo al ciclo económico y el comportamiento de los activos de más riesgo. Por el camino habremos de estar atentos a cómo se desarrollan las conversaciones comerciales entre EE UU y sus socios; particularmente, China y Europa. También el Brexit.

—En una economía que se recupera los fondos de inversión han obtenido resultados pobres, ¿qué deben esperar los inversores cuando se evidencia la ralentización económica?

—El error más grave de los inversores suele ser juzgar el comportamiento de un fondo de inversión o una estrategia por sus resultados en un período de tiempo reducido. Quien no supo ser fiel a su perfil de riesgo o quien sobrerreaccionó se equivocó gravemente. La historia de las finanzas nos enseña que hay que tener en cuenta un horizonte temporal adecuado a nuestros objetivos. En ausencia de una recesión económica al estilo del 2008, cosa que descartamos, se trata de hacer pequeños ajustes en las carteras buscando no exponerse a tendencias que puedan perjudicarnos.

—¿Cómo ha cambiado el modelo de gestión de fondos, se conseguirá superar problemas como el de los conflictos de intereses de los gestores no independientes?

—La industria de fondos tiene un dinamismo brutal, cada día nacen nuevos productos que pretenden recoger oportunidades de inversión. Las recetas para evitar los conflictos de interés, una vez que todos estamos sujetos a las normas, pasa por la demostración efectiva de que se da acceso al cliente a muchas opciones de inversión: arquitectura abierta. Si en la cartera de una persona predominan los fondos de una misma marca, es un aviso potencial de que se están produciendo conflictos de intereses.

—¿Cuánto se ha encarecido la gestión para los ahorradores con la nueva norma, y qué previsiones hay a corto plazo?

—Una de las consecuencias que ha traído Mifid II es la clarificación sobre los modelos de negocio (gestión, asesoramiento y autogestión). Otra es la transparencia en los costes. La combinación de las dos nos deja por un lado que las entidades que quieran recomendar algo a sus clientes deben hacerlo con contrato y con evaluación de la idoneidad y, por otra parte, el cobro por los servicios de valor añadido debe ser explícito. En gestión ya lo era. Cobrar por asesorar es algo menos frecuente, pero que un cliente debe exigir.

—¿Con este panorama se ha encarecido el coste de la gestión o el asesoramiento?

—No. Simplemente se ha hecho más explícito. Sabemos que psicológicamente cuesta pagar pero el servicio es mejor.

—¿Los test de idoneidad están siendo una garantía para no repetir los errores del pasado?

—Ese es el objetivo. En Andbank estamos muy comprometidos con garantizar una correcta evaluación del perfil y objetivos de inversión del cliente. En cualquier caso, aún queda mucho por hacer en el sector.

—¿Se ha conseguido el objetivo de la transparencia a la hora de informar a los clientes de los productos, y de los gastos que supone su gestión?

—Probablemente este es uno de los requerimientos que más revuelo ha creado en el proceso de adaptación del sector financiero a Mifid II pero las entidades han sabido adaptarse con celeridad. Actualmente, se proporciona a los clientes con carácter previo a la contratación del producto información agregada (costes reales o estimados) sobre las ventas por producto y/o servicio tanto en términos monetarios y en porcentaje. Sin duda, esta medida implica una mejora en la claridad y transparencia de la información que reciben sobre las comisiones que están pagando por los productos financieros que tienen en cartera, algo que hasta este momento no ocurría.

—¿Se ha conseguido diferenciar a los asesores independientes de los que no lo son, hay más claridad en la realidad del mercado de fondos?

—Sí, aunque es posible que todavía no esté muy extendido este término entre los inversores y no tengan clara la diferencia pero, por resumir, la diferencia fundamental entre asesoramiento independiente y no independiente radica en la gama de productos que se evalúa y en los incentivos o retrocesiones.

—¿Se han cumplido las exigencias de formación específica para prestar asesoramiento financiero?

—Sí. Los conocimientos de las personas que informan y asesoran en las entidades financieras se han puesto en tela de juicio en infinidad de ocasiones y, muchas veces, con razón. Con Mifid se acabó. Las entidades están apostando por formación obligatoria y de calidad en los términos previstos en la norma. Saber qué estas vendiendo y saber explicárselo al cliente de una forma llana y sin sorpresas posteriores devuelve la confianza en las entidades.

—En la práctica ¿está haciéndose una gestión más activa de las carteras?

—No. Hace años que está demostrado que el exceso de rotación perjudica el retorno de las carteras. Y aunque ahora es muy barato, casi gratis, operar en los mercados, este tipo de acciones no favorecen a los clientes. Siempre es preferible políticas de gestión con niveles de rotación más bajos.

«Quien no fue fiel a su perfil de riesgo o sobrerreaccionó se ha equivocado»